lunes, 21 de diciembre de 2009

CUENTO DE NAVIDAD

Érase una vez Córdoba, ciudad patrimonio de la humanidad, con un gran hospital universitario y una de las mejores universidades públicas andaluzas y españolas.

Una ciudad en que ninguna persona está ni se siente excluida. Todos sus barrios gozan de un urbanismo que no permite ningún tipo de segregaciones sociales.

Ciudad laica y tolerante, donde las haya, en la que se oyen las campanas de las iglesias, la voz del almuédano llamando a la oración desde el alminar de la calleja de la Hoguera y los judíos celebrando el sabat en la judería.

Ciudad crisol de artistas y emprendedores, en la que cada persona tiene tiempo y espacio para desarrollar sus inquietudes y talentos.

Ciudad de mil tabernas y lugares de ocio, donde divertirse con las amistades; y de mil librerías, donde adquirir conocimiento y cultivar el alma. No en vano en Córdoba palabras como analfabetismo y fracaso escolar han caído en desuso.

Ciudad  gobernada por personas que, al margen de su profesión, se dejan la piel altruistamente por su ciudadanía y sin ninguna divisa de mitra y báculo, de grúa y ladrillo. Un territorio sin fronteras, donde no se establecen distingos en razón de raza, sexo, religión o clase social.

Ciudad de encuentros, congresos,… en los que se sellan tratados de paz que lleven la justicia social por todo el mundo.

Cuando la ciudad se desperece ¿qué quedará de este sueño de Navidad?

                                                           Córdoba, 21 de diciembre de 2009.
                                                                  Miguel Santiago Losada


viernes, 11 de diciembre de 2009

Aminetu haidar

Antonio Tejero, nuestro embajador cordobés en el aeropuerto de Lanzarote, al igual que lo han hecho decenas de actores y escritores como Willy Toledo, Pedro Almodóvar o José Saramago, se han solidarizado con una mujer que podríamos calificar como la "rosa humana del desierto", Aminetu Haidar. Una mujer cuya sensibilidad y dignidad la han llevado a rebelarse con otros tipos de violaciones, como la que ejerce el Estado pseudo-democrático marroquí, que condena al empobrecimiento social a su propio pueblo y viola el derecho del pueblo saharaui a sentirse nación y a tener su propia identidad.
Marruecos ha reconocido que el motivo que llevó a sus autoridades a expulsarla, no es la primera vez que ocurre, fue debido a que voló al Sáhara Occidental identificándose como saharaui y no como marroquí. La expulsión de Haidar fue inmediata cuando ésta rellenó el formulario de entrada a Marruecos y escribió saharaui en el apartado dedicado a "nacionalidad".
Su delito es sentirse saharaui y por eso Aminetu, con su más profunda dignidad que le otorga su persona, ha dicho ¡basta ya! a la violencia del Estado de Marruecos, llevando más de dos semanas en huelga de hambre. Mientras el Gobierno español ha mostrado una gran dosis de nerviosismo y falta de autoridad internacional en este asunto.
Durante estas semanas estamos asistiendo desde esta gran balconada europea que supone la orilla norte del Mediterráneo a un lamentable episodio en el que España, en particular, y el resto de los países de la UE hacen mutis por el foro. España tiene miedo de que este suceso pueda deteriorar las relaciones con Marruecos, según ha reconocido el propio ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, que confía en que las relaciones con Marruecos continúen estables. Por ahora, lo único que ha pedido es comprensión al país vecino para que permita viajar a Aminetu al Sáhara. Mientras, el cónsul marroquí le exige que le pida perdón a Mohamed VI por lo que podríamos considerar como su "criminal atrevimiento".
La situación es de tal violación a los derechos humanos que la Audiencia Nacional ha reconocido un delito en la deportación por la fuerza. Sin embargo, la reciente reforma de la ley Orgánica del Poder Judicial, que limita la justicia universal, impide a la Audiencia Nacional investigar los hechos. Leire Pajín y Pedro Zerolo, entre otros dirigentes socialistas, están intentando solucionar el conflicto con tal grado de tibieza que provocan vergüenza por permitir una violación internacional de los derechos humanos en su propio territorio.
Señor Presidente del Gobierno, por ahí no está el camino del progreso, la solidaridad, la tolerancia y la justicia social. No se esconda en casos donde el Ejecutivo se juega su dignidad. Dé la cara como un demócrata progresista y señale sin titubeos la sangrante política del Gobierno del país vecino del sur.
El 25 de noviembre, día internacional contra la violencia de la mujer, Aminetu significó un rayo de luz para todo el mundo, que traspasó todas las fronteras físicas, irradiando de humanidad a todos los corazones que están dispuestos a conseguir un mundo libre de todo tipo de violencia. Gracias, Aminetu.
*Profesor y Presidente de la Asociación KALA


miércoles, 9 de diciembre de 2009

DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS.

Mañana, 10 de diciembre, haremos memoria de la declaración universal de los derechos humanos; que de cumplirse, los más de 6.000 millones de personas que habitan en el planeta gozarían de una verdadera ciudadanía.

Es nuestra obligación recordar que decenas de niños en nuestra ciudad no tienen una familia que los críen y los quieran. Niños que pasan meses e incluso años en centros de menores a la espera de ser acogidos por personas dispuestas a ofrecerles un corazón y un hogar.

¿Cuántas abuelas y abuelos subsisten con pensiones que apenas le alcanzan para malvivir y, lo que es más triste, en extrema soledad? ¿Cuántas mujeres siguen viviendo el maltrato físico y psicológico en sus propias casas y familias? ¿Cuántas personas viven en extrema pobreza, padeciendo la lacra social de la exclusión? Y pasan los años, con crisis o sin crisis, y las asociaciones en defensa de los derechos humanos siempre nos recuerdan las mismas cifras.

Sin embargo, mañana tiene un nombre propio: Aminetu Haidar, si nadie lo remedia, cumplirá 25 días en huelga de hambre, por exigir un derecho tan básico como el que le permitan vivir en su propia tierra con sus hijos y demás seres queridos. Ojalá, no se cumpla la viñeta que Peridis dibujó ayer en el diario EL PAIS, en la que se ve a Zapatero pensando:
“Esta vez no estaré solo (…) en el atolladero.
Lo malo es que a lo mejor me tienen que acompañar
(…) en el sentimiento”.

                                                           Córdoba, 9 de diciembre de 2009.

                                                                 Miguel Santiago Losada

lunes, 23 de noviembre de 2009

AMINETU HAIDAR ROSA HUMANA DEL DESIERTO

Ayer, más de cinco mil voces se alzaban por las calles de Córdoba contra la violencia machista. Manifestación convocada por la Plataforma contra la Violencia a las Mujeres, con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, que tendrá lugar el próximo miércoles, 25 de noviembre. Felicidades por denunciar y hacernos cada vez más conscientes de esta terrible lacra.

Ayer, Antonio Tejero, nuestro embajador cordobés en el aeropuerto de Lanzarote, al igual que lo han hecho otros actores y escritores como Willy Toledo o José Saramago, se solidarizaba con una mujer que podríamos calificar como la rosa humana del desierto, Aminetu Haidar. Una mujer cuya sensibilidad y dignidad la han llevado a revelarse con otros tipos de violaciones, como la que ejerce el estado pseudo-democrático marroquí, que condena al empobrecimiento social a su pueblo y viola el derecho del pueblo saharaui a sentirse nación y a tener su propia identidad.

Aminetu con su actitud dice ¡basta ya! a la violencia del Estado de Marruecos, mientras el Gobierno español mira hacia otro lado. Lleva una semana en huelga de hambre. El 25 de noviembre será un rayo de luz para todo el mundo, que traspasará todas las fronteras físicas, irradiando de humanidad a todos los corazones que están dispuestos a conseguir un mundo libre de todo tipo de violencia.

Gracias Aminetu.


                                                           Córdoba, 23 de noviembre de 2009.

                                                                 Miguel Santiago Losada

lunes, 16 de noviembre de 2009

Recuperar el sentido común

"Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados de razón y conciencia, tienen el deber de comportarse fraternalmente los unos con los otros" (art. 1 Declaración Universal de los Derechos Humanos). Somos testigos de que el asfalto de nuestras ciudades sostiene a cientos de personas subsaharianas que se buscan la vida para subsistir: ofreciendo pañuelos en los semáforos a cambio de alguna propina, ayudando a aparcar coches o vendiendo CD. Se trata de una generación joven, preparada, educada y con ganas de trabajar. Desde 1999 vienen arriesgando su vida para buscar en el "Primer Mundo" un futuro digno para ellos y sus familias africanas. Miles de ellos han perecido trágicamente en el intento. El Atlántico ahogó sus sueños y nuestras playas se limitaron a recoger sus cuerpos sin vida.
Estamos viendo cómo los que llegan, salvo excepciones, viven con el temor de ser detenidos por la policía por vender CD, padeciendo una situación muy injusta por el sólo hecho de buscarse la manera de subsistir. La calle les expone a la clandestinidad, les acecha el peligro de ser detenidos en cualquier momento y, de esta manera, se les ingrese en un centro de internamiento, se les abra expedientes de expulsión, se les imposibilite el acceso a la obtención de documentación por arraigo con la que podrían trabajar como bien saben o se les envía a la cárcel, recinto de paredes opacas contra las que se dan de bruces.
Para los que se encuentren entre nosotros habrá sido un respiro que la Audiencia Provincial de Córdoba se haya sumado a una interpretación de la norma penal, que ya están aplicando otras audiencias y que se decanta por absolver a las personas que venden en la calle reproducciones no autorizadas de películas u obras musicales.
Qué le está pasando a esta sociedad que sigue explotando los recursos de los países del sur condenando al hambre, las enfermedades y las guerras a millones de seres humanos. Miles de ellos se verán excluidos y criminalizados por atreverse a traspasar nuestras fronteras buscando una vida digna.
Nuestra sociedad les niega hasta las migajas. Les niega poder buscarse la vida con una venta ambulante que no es competitiva, les niega el poder ejercer de artistas callejeros, les niega el poder repartir cualquier tipo de propaganda con lo que se ganan unos eurillos, les niega hasta la mendicidad. Es de desear que nuestro Ayuntamiento no tome nota del granadino impulsando este tipo de medidas descerebradas.
Hace falta que recuperemos el sentido común, lo cual pasa por derogar leyes de extranjería inhumanas, por eliminar ordenanzas municipales que atentan contra la dignidad humana y por el deber que tiene la ciudadanía de comportarse fraternalmente sobre todo con los más excluidos y empobrecidos.
* Profesor y presidente de la Asociación KALA


jueves, 12 de noviembre de 2009

¿A quién sirve la política?

Hace tiempo que vengo pensando en la pregunta que sirve de título al presente artículo. Sinceramente, como ciudadano que, de joven, viví el nacimiento de la democracia cargado de ilusiones y utopías, veo cómo en estos momentos el desarrollo de la política se encuentra en horas bajas: profesionalización de la misma, falta de ética y compromiso, partidos más pendientes de sus estructuras y aparatos que de los objetivos que impulsaron su creación. Incluso los sindicatos de clase actúan más como empresas de servicios que como medio a los fines para los que se fundaron. Esta situación ha llegado lamentablemente a las mismas oenegés.
Aprovechando los momentos actuales, quisiera ofrecer mi particular manera de ver la actual situación:
1. La democracia no es igual a partidos políticos. Los partidos políticos son una parte importantísima de ella, ya que tienen en sus manos el poder legislativo y ejecutivo, pero no deberían ser los determinantes de la misma. Para ello, se hace necesario una retroalimentación con la ciudadanía: oxigenándose desde la calle, bajando a la realidad, contando con la gente, no solo para las campañas electorales. De lo contrario, en vez de potenciar la participación democrática se manipula a la ciudadanía.
2. Los partidos políticos no debieran ser fin en sí mismos. Me alarma cómo cada vez más se van fortificando a la manera de las grandes empresas, cuyo principal objetivo es mantener su maquinaria, pero en este caso con escasa productividad. Un ejemplo cercano son los 4,5 millones de euros que el Ayuntamiento se gasta en sus 50 altos cargos. ¿Acaso no elegimos en las urnas a los 29 concejales para que gobiernen contando con los técnicos municipales más cualificados? Entonces, ¿para qué tanto derroche presupuestario gastando millones de euros en altos cargos y puestos de confianza?
3. La política no debiera nutrirse de personas que hacen de la misma una profesión. El político debiera de ser un ciudadano que ejerce su profesión y durante un tiempo, no excesivo, dedicarse a los compromisos políticos asumidos. Una vez ejercida dicha responsabilidad, debería de volver a ser un ciudadano de a pie que continua con su labor profesional.
Lo más lamentable es cuando se utiliza el cargo político para obtener pingües beneficios personales. De ahí que se llegue a la desvergüenza política, como últimamente está pasando con tramas como el caso Gürtel.
4. Los sueldos deberían estar acordes con la situación económica de sus conciudadanos. Un pequeño ejemplo, un concejal del Ayuntamiento cobra cinco veces más que el salario medio de un asalariado cordobés. Se puede entender el plus que significa una mayor responsabilidad, pero de manera más equilibrada.
5. Y, por último, la condición básica que debería motivar a cualquier ciudadano a ejercer la política: importarle su ciudad, autonomía o estado; comenzando siempre por las personas con mayores necesidades sociales. Mucho me temo que esto no ocupa el primer puesto sino que por el contrario se tiene más en cuenta el débito, la sumisión, el favor, la cuota de poder... que la autenticidad ideológica, un conocimiento suficiente del entorno en el que van a ejercer su compromiso político y una formación que capacite para el desempeño de las tareas sobre las que se deberá gobernar.
Tomando en serio las cuestiones referidas, la política gozaría de mejor salud y controlaría una economía que no entiende de personas, cuyos efectos más permisivos, más allá de la actual crisis económica, los viven las miles de familias que padecen el empobrecimiento y la exclusión social.

* Profesor y presidente de la Asociación Kala

lunes, 26 de octubre de 2009

CÓRDOBA SE DESPEREZA

Por estas fechas, hasta hace poco tiempo, la noticia que desbancaba a todas las demás era la que hacía referencia a los peroles celebrados en Córdoba con motivo de San Rafael. No digo que no sea bueno que las tradiciones centenarias se mantengan; sin embargo, es mucho mejor para nuestra ciudad la cantidad de noticias extraordinarias que se han ido sucediendo a lo largo de estas jornadas: como la muestra titulada El patio de mi casa, en la que 16 patios cordobeses exponen obras de destacados artistas internacionales o la obra Paso Doble del pintor y escultor Miquel Barceló y el coreógrafo Josef Nadj, que ayudan a la proyección internacional de la ciudad.

También ha sido noticia, por parte del ministro Moratinos, que Córdoba será clave en el primer trimestre de la presidencia española de la UE al albergar varias reuniones de especial relevancia política.

Si a ello unimos que el cabildo catedral va a dejar de controlar el 50% del negocio financiero de esta ciudad al perder su caja. Córdoba es como si se estuviese desperezándose. Buen camino para llegar a ser una ciudad abierta y plural.

Es muy bueno para Córdoba que la cultura le gane terreno a los peroles y que la pluralidad le gane la partida a una institución ancestral y monolítica como es el cabildo.

Sólo falta lo más importante: que el paro y el empobrecimiento social dejen de ser los cánceres de la sociedad cordobesa.
                                                                                                                     
                                                                           Córdoba, 26 de octubre de 2009.
                                                                                Miguel Santiago Losada          

                                                                       

jueves, 15 de octubre de 2009

IMAGINEMOS

Durante estos días se vienen celebrando en Córdoba diversos encuentros cristianos.
A lo largo del pasado fin de semana cristianos socialistas, entre ellos altos responsables políticos, hablaron de tolerancia, convivencia, alianza de civilizaciones. Nos imaginamos por un momento si todas las personas con responsabilidades políticas que se confiesan cristianas optaran por los pobres de la tierra. Posiblemente la cifra de 8.500.000 de empobrecidas que viven en España bajaría considerablemente. Seguramente las leyes de extranjerías, basadas en la persecución y la criminalización de inmigrantes, se transformarían en políticas sociales que favorecían la inclusión de los mismos. Todos los niños de este país tendrían una familia biológica, adoptiva o de acogida.

El lunes cogió el relevo el encuentro ecuménico entre las diferentes iglesias cristianas. Entre sus objetivos figuran  la unidad de todas las iglesias y las consecuencias que se derivan del fenómeno de las migraciones. Nos imaginamos a los obispos católicos, patriarcas ortodoxos, pastores protestantes manifestándose por nuestras calles exigiendo que puedan comer todos los días los más de mil millones de personas que pasan hambre en este mundo. Nos imaginamos abriendo sus templos para acoger a tanto joven inmigrante que no tienen ni techo para vivir.  Nos imaginamos predicando en sus templos que el que esté libre de pecado tire la primera piedra.
¡Cuántas guerras nos evitaríamos!

Sin embargo, no nos engañemos, el sueño es nuestro, depende fundamentalmente de cada una de las personas que como Mercedes Sosa le dan gracias a la vida y el dolor no le es indiferente.
                                              


Córdoba, 15 de octubre de 2009.
                                                                           Miguel Santiago Losada 

jueves, 1 de octubre de 2009

LA MISMA CANTINELA

Por esta época del año se repite la misma cantinela: los presupuestos del Estado, recortados por la crisis,  traen millones para Córdoba. Año tras año leemos las cantidades económicas que irán destinadas a la construcción del Palacio de Congresos, del Museo de Bellas Artes, de las nuevas autovías, del aeropuerto,… Después pasará el año y asistiremos a la inauguración de las obras de restauración de alguna iglesia y a lo sumo de algún proyecto terminado después de esperar algún que otro lustro.
Mientras, en la vida cotidiana, seguimos con las mismas injusticias que clama el cielo: una abuela me decía hace unos días que apenas alcanzaba con su menguada pensión a final de mes, por desgracia son demasiadas en esta situación en un país como el nuestro. Esa misma mañana aparecía la noticia en los periódicos de que el consejero delegado del BBVA se jubilaba a los 55 años con una pensión de más de tres millones de euros al año.
Con ese dinero aliviaríamos la situación económica de 15.000 abuelas como a la que me he referido.
Dentro de un año quizás habrá menos crisis; sin embargo, la gente sencilla no lo notará y los cordobeses seguiremos viendo en los presupuestos unas inversiones millonarias que luego, posiblemente, no se hagan realidad.

                                                                                  Córdoba, 1 de octubre de 2009.

                                                                                      Miguel Santiago Losada 

lunes, 14 de septiembre de 2009

COMENZAMOS UN NUEVO CURSO

Deseo a mis amigos de la radio y oyentes un buen curso, a pesar de la crisis económica, la gripe A, las múltiples obras que complican nuestros desplazamientos, la cada vez mayor mediocridad política,…

Deseo de verdad que todo ello no merme las capacidades personales, basadas en el dinamismo, la energía, la luz.

Una luz que nos conduce a ver que bajo estos problemas generales se esconden los que padecen miles de familias, que con crisis o sin ella, siempre están en los márgenes de la sociedad, en el subsuelo de la ciudad; los presos que han enfermado de la gripe A sin importar demasiado al estar detrás de los infranqueables muros de la cárcel;  las mujeres que ejercen la prostitución en condiciones lamentables bajo la invisibilidad hipócrita a las que son sometidas; los menores inmigrantes que una vez cumplidos los 18 años se ven recluidos en centros de transeúntes; los chicos del fracaso escolar que se les obnubilaba la vista con los sueldos que sin apenas formación les ofrecían las empresas del ladrillo,…
Deseo que estando atentos a la realidad, el mejor antídoto contra la mentira, nos pongamos manos a la obra para ser artífices, desde nuestro pequeño espacio, de unas mejores condiciones de vida para todas las personas, al menos, de las más próximas.
                                                           

Córdoba, 14 de septiembre de 2009
                                                                  Miguel santiago Losada


domingo, 9 de agosto de 2009

Salvemos la hospitalidad

La Plataforma ciudadana "Salvemos la hospitalidad" surgió como respuesta a la precarización de valores como la hospitalidad, la solidaridad y los vínculos familiares, valores inalienables amenazados por el Anteproyecto de Reforma de la Ley de Extranjería.
A finales de junio, el Gobierno aprobó apresuradamente la presentación al Parlamento del Proyecto de Ley. Reconocemos que el Gobierno ha rectificado en su redacción algunos incomprensibles errores de bulto que se contenían en el Anteproyecto. Sin embargo, nos preocupan profundamente varias cuestiones que atentan contra los valores que han encontrado su más lograda expresión en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Nos referimos a tres aspectos concretos que el Proyecto de Ley compromete seriamente en su patente obsesión por "agravar el régimen sancionador" de la norma.
1.- El Proyecto sorpresivamente equipara el término "residente" con el de persona extranjera con autorización de estancia o residencia legal. Esto significa invisibilizar definitivamente a los inmigrantes sin papeles y revela una grosera falta de respeto a los valores éticos y democráticos, especialmente hacia los Derechos Humanos "universales" de segunda generación. Esto impediría el empadronamiento de extranjeros en situación irregular, ya que los Ayuntamientos sólo podrían empadronar a los extranjeros con residencia legal en el municipio. De este modo, por mandato de la ley, miles de seres humanos que viven entre nosotros quedarían excluidos del efectivo ejercicio de derechos humanos sociales y sanitarios. Incluso los menores, que tienen garantizados por la Convención de los Derechos del Niño la plenitud de sus derechos, verían comprometida la eficacia del derecho a la salud, a la escolarización, etc. Hace años, el anterior Gobierno del PP restringió derechos humanos de primera generación (asociación, sindicación...) y el Tribunal Constitucional, como no podía ser de otro modo, obligó a reincorporarlos. Ahora el Proyecto lo hace un Gobierno de distinto signo pero cometiendo idéntica tropelía, salvo que, en esta ocasión, con los derechos humanos de segunda generación (sociales, económicos...).
2.- La ley persigue a quienes faciliten el acceso y la permanencia de inmigrantes en España. Fruto de ello es que convierte en "actuación fraudulenta", merecedora de graves sanciones, la de invitar y acoger a un extranjero por el mero hecho de que éste, unilateralmente, decida prorrogar la estancia de modo irregular en España. La pretensión de asfixiar valores como la acogida y la solidaridad se solapan con el legítimo deseo de evitar el fraude de ley.
Poner en la tesitura al ciudadano, al amigo, o peor aún, al hermano, de tener que denunciar a alguien de su sangre, o echarle de casa o dejar de prestarle asistencia para no poder ser tachado de "invitador fraudulento", es bastante más grave que un despropósito. Ni siquiera la legislación criminal impone el deber de declarar o testificar contra un familiar por más grave que sea su delito. Por consiguiente, el invitante se convierte en autor de una infracción "grave" sancionable con hasta 10.000 euros.
No es esta, de manera alguna, la forma de salvar la hospitalidad que esperábamos del Gobierno de España.
3.- En último término, pero no menos importante, el Proyecto de Ley modifica el sentido y pervierte la naturaleza jurídica del padrón municipal, el cual contiene datos de carácter personal sometidos a la tutela de la Administración Local. En ese sentido, el Proyecto de Ley constituye un flagrante ataque al valor ético de la hospitalidad, que sanciona el "consentir la inscripción de un extranjero en el padrón municipal, por parte del titular de una vivienda habilitado para tal fin cuando dicha vivienda no constituya el domicilio real del extranjero". No se olvide que el legislador está pensando en este caso en el empadronamiento a título gratuito (en razón de hospitalidad altruista), pues el que se realiza con ánimo de lucro aparece sancionado como muy grave (art. 54-1-e). Si se mantiene esta regulación, lejos de evitar lo que parece que se quiere evitar (los pisos patera), se puede llegar a provocar una situación de grave riesgo e indefensión para muchos y de peligro para la salud pública: el no empadronado no tiene tarjeta sanitaria, no va al médico, acaba no vacunando a sus hijos y se convierte en un factor patógeno. ¡Los virus no entienden de leyes de extranjería!
4.- Por todo ello, solicitamos la supresión de los preceptos cuestionados, ya que sus contraindicaciones son inasumibles para la democracia y los derechos humanos humanos.

* Profesor y Miembro de la Plataforma Salvemos la Hospitalidad

martes, 28 de julio de 2009

Crisis social

España alcanza su máxima gloria en el deporte nacional. Al igual que en los anfiteatros romanos se aclamaban a los gladiadores, el pasado 6 de julio, 80.000 personas enloquecidas vitoreaban a Cristiano Ronaldo en el estadio Santiago Bernabéu. Su fichaje ha costado cerca de 100 millones de euros. Indiscutiblemente un país que puede permitirse estos excesos indica que es uno de los más ricos del mundo.
Sin embargo, "España es un gigante económico con pies de barro sociales". Buen resumen del economista Vicenç Navarro ante los desastres que está causando la crisis en cientos de miles de hogares españoles. Las siguientes informaciones no dejan la mínima duda: Cáritas atendió en 2008 a un 50%más de personas que en 2007 y actualmente las peticiones de alimentos y artículos básicos aumentan el 89.6%. Buena parte de las personas atendidas por diferentes oenegés acudieron antes a los servicios sociales públicos, sin resultado alguno. Estos datos son la consecuencia del retraso que sufre nuestro país en política social.
Treinta y cuatro años después de la dictadura franquista, España continúa a la cola de la UE en el gasto público social, siete puntos por debajo de la media europea según el informe que acaba de publicar la fundación Foessa. La causa de este gran retraso social es la falta de voluntad política de los sucesivos gobiernos españoles de incrementar sustancialmente el gasto público social. ¿Cuándo asumirán los responsables políticos del Estado sus responsabilidades en materia social? ¿Cuándo asimilarán que el sector privado sólo puede complementar, pero no sustituir, la función pública del Estado social, democrático y de derecho? ¿Sabemos que el Gobierno gasta en el Estado del bienestar 74.000 millones de euros menos de lo que le correspondería por su nivel de desarrollo económico? ¿La aprobación del nuevo modelo de financiación autonómica contribuirá a paliar este déficit?
En España, décima economía mundial, viven 1.800.000 personas en la más absoluta pobreza o, lo que es lo mismo, padecen la lacra de la exclusión social, según informes como ECV o el Foessa, de las que más de 400.000 corresponden a Andalucía.
Para colmo de males la Junta de Andalucía congela, disminuye o suprime las subvenciones a las oenegés que ayudan a miles de personas empobrecidas.
Bajando a la realidad más cercana, los ayuntamientos no tienen dinero para el gasto diario a la hora de atender a las miles de personas que se dirigen a ellos en busca de ayuda inminente, como el poder comer. En cualquiera de nuestras ciudades y pueblos hay colas para disponer de los recursos más básicos, según los servicios sociales y las onegés que prestan una ayuda inmediata. Los alcaldes empiezan a alzar la voz ante la grave situación que atraviesan centenares de familias de sus respectivos municipios, el caso más reciente lo tenemos en el alcalde de Puente Genil, que recibe cada día a 20 personas que necesitan ayuda (Diario CORDOBA, 16 de julio del 2009). Por este mismo motivo las corporaciones municipales, al igual que exigen más financiación, tendrían que plantearse los gastos superfluos o innecesarios, sobre todo en tiempos de crisis, como asesores y personas de confianza que rodean a alcaldes y ediles con elevados sueldos que salen del bolsillo de los contribuyentes.
Hay dinero, falta la vergüenza política para que los presupuestos de las diferentes administraciones públicas prioricen o apuesten por las personas más necesitadas de los derechos básicos, para que puedan alcanzar una vida con dignidad.
* Profesor y Presidente de la Asociación KALA

lunes, 6 de julio de 2009

DOBLE SENTIDO

Córdoba está llamada a descatetarse de políticos empeñados en mantenerla en un agobiante y castrante provincianismo, casos de la consejera de cultura y del delegado provincial de turismo, que no ven más allá de sus torpes intereses.

            También necesita urgentemente desempolvarse de manidos dirigentes que hacen de la política una mediocre profesión carente de ideas y esperanzas para el ciudadano de a pie.

            Córdoba tiene que poner sus miras en proyectos que apuesten por un doble sentido y en una misma dirección: conseguir ser una ciudad intercultural y socialmente cohesionada.

            Un primer sentido que, desde abajo hacia arriba, apoye toda iniciativa que colabore a gestar una ciudad dinámica y abierta, como por ejemplo, la idea del proyecto cultural circular, dirigido a jóvenes innovadores.

            Y, por otro lado, un sentido que desde arriba abajo traiga proyectos que modernicen a la ciudad, permitiéndole una proyección más universal, que vaya desde una arquitectura y un urbanismo que hagan de Córdoba una ciudad sostenible y cohesionada a una apuesta porque Europa reconozca su mejor legado, como por ejemplo, Medina Azahara.

            Todo ello será posible con una ciudadanía responsable y solidaria y con un quehacer político progresista que se desviva por los intereses de su ciudad.

                                                           Córdoba, 6 de julio de 2009.
                                                            Miguel Santiago Losada




lunes, 29 de junio de 2009

Flores de almendro

Después de un frío y desapacible invierno las flores del almendro anuncian que otro tiempo más cálido y apacible ha llegado. Algo percibo en el ambiente de esta milenaria ciudad que me anima a pensar que algo se está moviendo, al igual que el viejo árbol recobra su vitalidad gracias a la savia vigorosa que lo inunda.
Córdoba padece los síntomas que caracterizan a las ciudades con muchos años de historia: inmovilismo, fatalismo, senequismo, de ahí expresiones como el indolente "ea" que a veces damos por respuesta. Otra forma de manifestación tiene lugar a través de los que se pasan la vida llorando por las esquinas sin aportar nada, ni mover un solo dedo, ahogando sus penas en entretenimientos culinarios de fines de semana.
Esta indolencia explica que un poder medieval, como es el cabildo catedralicio, haya llevado las riendas económicas de esta ciudad, mientras por las puertas de las sacristías periféricas salían los futuros ediles del poder político local. Sólo así se puede entender los flirteos entre instituciones aparentemente tan lejanas pero a su vez con tantos intereses en común. Pongamos un solo ejemplo que lo ilustre: el "tripartito" Ayuntamiento, Cajasur y Arenal 2000. Curiosamente los tres atraviesan una profunda crisis mientras que en los cuarteles de la avenida del Aeropuerto, de la calle Rafael de la Hoz Arderius y de Ambrosio de Morales pocas esperanzas hay que nos anuncien una nueva primavera. Sin embargo, nos queda la oportunidad y la obligación de trascender tanta indolencia, porque estamos presenciando acontecimientos que nos devuelven la esperanza. Que Obama ponga a Córdoba de ejemplo mundial de la interculturalidad, que Ildefonso Falcones haya hecho de Córdoba escenario de su última novela La mano de Fátima , autor de la novela La Catedral del Mar , o los acontecimientos culturales que cada vez se van prodigando más en nuestra ciudad, como el de la Noche Blanca del Flamenco, son pasos para que Europa la reconozca por su glorioso pasado y por su presente, como una de sus grandes ciudades históricas y culturales.
Al mismo tiempo, nos deben de enorgullecer instituciones públicas como la Ciudad Sanitaria Reina Sofía y la Universidad de Córdoba, que debemos de mimar y cuidar para que las cutres rivalidades localistas no les resten el nivel sanitario y académico que ostentan. Por resaltar algo decir que en nuestro Hospital Universitario Reina Sofía se han llevado a cabo el 40% de todos los trasplantes realizados en Andalucía. No en vano es uno de los centros hospitalarios referentes en todo el Estado español para los trasplantes hepáticos infantiles, los de pulmón en niños y adultos, para el trasplante cardiaco infantil y para el de páncreas. En el mismo campo de la salud, el hospital de alta resolución de Rabanales XXI y el instituto Maimónides de investigación biomédica de Córdoba (Imibic), un espacio de investigación multidisciplinar en el que trabajarán conjuntamente científicos procedentes del ámbito universitario y sanitario, harán que Córdoba sea, aún más, uno de los grandes referentes de la sanidad andaluza y española.
Por otro lado, el estudio sobre la calidad de las universidades en España, realizado por la Universidad Complutense, sitúa a la UCO nada más y nada menos que en el puesto número dos de las 69 universidades españolas, por su docencia e investigación, sólo precedida por la universidad privada de Navarra. Las universidades históricas andaluzas como las de Granada y Sevilla ocupan el puesto 7 y 24 respectivamente.
Esperemos que este renacer vaya de la mano de la cohesión social para que la población excluida, la principal lacra social, vaya disminuyendo. Sería el principal logro para una ciudad que quiere ser reconocida como intercultural y solidaria.
* Profesor y presidente de la
Asociación Kala


miércoles, 10 de junio de 2009

HOSPITAL UNIVERSITARIO REINA SOFÍA

Córdoba, ejemplo mundial de la interculturalidad para Obama y escenario de la última novela La mano de Fátima de Ildefonso Falcones, autor de la novela La Catedral del Mar, da pasos agigantados para que Europa la reconozca como una de sus grandes ciudades culturales. Sin embargo, si pensamos en el presente, hay un hecho de vital importancia que debe enorgullecernos como cordobeses: la Ciudad Sanitaria Reina Sofía.
Precisamente, el primer trasplante realizado en nuestro hospital universitario tuvo lugar hace 30 años, en 1979. Desde entonces se han llevado a cabo más de 4.600 trasplantes, En 2008 se consiguieron las cifras más altas de donaciones y trasplantes de órganos, con 283, el 40% de todos los trasplantes realizados en Andalucía. No en vano es uno de los centros hospitalarios referentes en todo el Estado español para los trasplantes hepáticos infantiles, los de pulmón en niños y adultos, para el trasplante cardiaco infantil y para el de páncreas.
Si el nivel científico nos congratula, no nos debe alegrar menos que todas las personas, ricas y pobres, con papeles y sin papeles, tengan a su alcance uno de los derechos humanos más vitales. El espacio Reina Sofía no entiende de clases sociales ni de fronteras. Una hermosa lección para nuestro tiempo.
A ello hay que unir, la generosidad de las más de 4.600 personas que han donado sus órganos y de sus familiares, cuya actitud altruista se ha visto recompensada al ver como la muerte del ser querido se transformaba en vida, sellando la profunda brecha que separa  ambas realidades.

                                                                       Córdoba, 10 de junio de 2009.

                                                                           Miguel Santiago Losada

martes, 26 de mayo de 2009

ENDOGAMIA

Bajo el envoltorio artificial y efímero de la feria, Córdoba vive añorando las grandes personalidades de su espléndido pasado y  padeciendo la mediocridad endogámica y asfixiante de su presente. Sin embargo, durante estas últimas semanas venimos asistiendo a una serie de acontecimientos que pueden romper a medio plazo con esta realidad inmovilista en la que nos encontramos desde hace demasiados años.

            La dimisión de Rosa Aguilar supone una catarsis para la política local, que tendrá su repercusión en las próximas elecciones municipales, lo que supondrá que la ciudad deje de ser moneda de cambio para el PSOE andaluz, que ha favorecido a otras ciudades en detrimento de la nuestra.

            La actual crisis financiera de CAJASUR puede desembocar  en la fusión con otra Caja, lo que supondría que el Cabildo Catedralicio perdiese su hegemonía. Córdoba se vería beneficiada al contar con una Caja laica, más abierta y dinámica, acorde con los tiempos en que vivimos.

            La noticia de la fusión de las dos asociaciones de plateros nos hace intuir que se abren nuevas expectativas en una de las industrias más antiguas de la ciudad. Son síntomas de terminar con el catetismo de los grupitos endogámicos que tan poco han favorecido a Córdoba.

            Rosa Aguilar y Rafael Gómez ya son historia, esperemos que pronto se una a ella la noticia de que el Cabildo sólo gobierna para los ancestrales actos catedralicios. La ciudad de los personajes se desvanece a favor de una nueva etapa en la que Córdoba mira al futuro recuperando a sus referentes universales.

                                                                       Córdoba, 26 de mayo de 2009.

                                                                         Miguel Santiago Losada

martes, 12 de mayo de 2009

CÓRDOBA, CIUDAD COHESIONADA Y SOSTENIBLE

A pesar de los pesares es lícito seguir soñando con que Córdoba consiga desempolvarse del inmovilismo político y social que padece. Aunque no es cuestión de aspirar a la perfección, voy a utilizar el número siete para enumerar las nobles aspiraciones que hagan de Córdoba, una ciudad que goce de la justicia social, que disfrute de su calidad medio ambiental y brille por su modernidad:
1.- Desarrollar un urbanismo que cohesione a la ciudad, evitando barrios segregados habitados por centenares de familias que viven en la más absoluta miseria.
2.- Conseguir que la convivencia florezca entre las diferentes culturas y religiones como nueva seña de identidad.
3.- Apostar por una ciudad no transgresora con el medio ambiente. Urge terminar con las parcelaciones que atentan contra la vega y la sierra y, por otro lado, con el tráfico de vehículos privados que deterioran nuestro patrimonio universal.
4.- Fraguar una política cultural que enriquezca a toda la población, vertebrada por los grandes proyectos culturales que tanto anhelamos.
5.- Incentivar un movimiento ciudadano responsable y solidario, que abra cauces para que toda su ciudadanía viva con dignidad.
6.- Propiciar proyectos de investigación e innovación, que creen una nueva mentalidad.
7.- Romper con la manida red de poderes fácticos, tanto religiosos como sociales, que hacen de Córdoba una ciudad con pocas miras y desconfiada de todo lo que significa cambio y movimiento.

                                                                                  Córdoba, 12 de mayo de 2009

                                                                                     Miguel Santiago Losada

sábado, 25 de abril de 2009

Señor Griñan

La marcha de Chaves a Madrid podría calificarla como agua de mayo. El panorama político andaluz viene padeciendo desde hace tiempo una enorme sequía ideológica, que ha tenido entre sus causas los casi veinte años de gobierno de Chaves, de los treinta de la historia comunitaria andaluza, excesivo tiempo para que una democracia sea saludable.
Indudablemente, en veinte años ha cambiado mucho Andalucía, como cualquier otro lugar del Estado, siendo obvia su modernización. Sin embargo, voy a centrar mi evaluación al presidente saliente en lo referente a la política social, materia preferente para un gobierno de progreso, que a mi modesto entender ha sido a todas luces insuficiente.
Según la encuesta de Condiciones de Vida de 2006, la tasa de pobreza en Andalucía se sitúa en el 29,1% de su población. Durante las legislaturas gobernadas por el anterior presidente, este porcentaje no ha cambiado, muestra de que el principal problema de nuestra tierra no ha sido el asunto prioritario en su agenda. Prueba de ello es que después de dos décadas no ha puesto en marcha una la ley de inclusión social.
Una pobreza que ha derivado en que miles de familias padezcan la exclusión social, espada de Damocles que atraviesa toda Andalucía, desde el barrio del Puche en Almería hasta el Cerro del Moro en Cádiz, pasando por Almanjáyar en Granada, los Asperones y la Palma-Palmilla en Málaga, Torremolinos y Palmeras en Córdoba, Polígono Sur en Sevilla, por no hablar de la situación insostenible en la que se encuentran algunas comarcas de nuestra geografía que rondan el 10% de población en exclusión, como es el caso de la Bahía de Cádiz o la comarca de Lebrija en Sevilla.
Esta injusta realidad es la causa de que Andalucía sea la comunidad autónoma con más personas encarceladas, 17.089, y la segunda con un mayor número de presos en función de sus habitantes, el 0,21% frente al 0,16% la media nacional, según datos de Instituciones Penitenciarias.
Al mismo tiempo, el fenómeno de la inmigración se ha ido haciendo cada vez más palpable durante este período de tiempo. Otra realidad social que requiere de medidas políticas encaminadas a la inclusión de miles de personas procedentes de países empobrecidos y que ahora deambulan por nuestros campos sin techo ni pan ni nadie que les dé respuesta. Según un informe elaborado por la Asociación de Mujeres Progresistas de Andalucía, 58.590 mujeres se seguirán dedicando a la prostitución en Andalucía, el 99,05% inmigrantes y la gran mayoría en situación irregular. El documento pone de manifiesto que a la mayor parte de las mujeres que ejercen la prostitución le gustaría dedicarse a otra actividad para su mantenimiento personal y familiar ¿Qué política se está llevando a cabo para ofrecerles otras alternativas?
Señor Griñán , para empezar pienso que es acertada su preocupación por la situación de la educación, que no debe de extrañarnos si nos atenemos a los datos aportados por el propio Ministerio de Educación: el gasto público por alumno en España es de 3.447 euros, y en Andalucía, de 2.609 euros, lo que le hace estar a la cola de las comunidades autónomas. Obtienen el graduado en ESO el 70,3% del alumnado en España, frente al 66% en Andalucía. El abandono educativo en España es del 31,7%, frente al 38,7% de nuestra tierra.
Espero que, junto a lo anterior, sea materia prioritaria de su gobierno una política social que termine con tanto empobrecimiento y exclusión social. Solo de esta manera podrá utilizar el eslogan de su antecesor para calificar a Andalucía como imparable o al máximo. Ojalá sea capaz de llenar de contenidos estas huecas palabras.
* Profesor y presidente de la

Asociación Kala 

lunes, 30 de marzo de 2009

EL MUNDO DEL REVÉS

¿Qué hace el partido de la oposición manifestándose ayer por las calles de Córdoba coreando consignas como Menos talante y más currantes? ¿Cómo pueden decir eso miembros de un partido en el que la mayoría de sus diputados cobran dinero al margen de su retribución en el Congreso, como Arias Cañete que preside una empresa petrolera en Ceuta y Melilla o Manuel Pizarro vinculado a Endesa, IberCaja y un largo etc? ¿Cómo puede un partido aliado con el poder económico comportarse como si fuera una oenegé, al estilo hermanita de la caridad, mientras tiene relaciones con las cinco primeras entidades financieras españolas, que tuvieron unos beneficios netos en 2008 de 17.590 millones de euros?
Poco les imposta las 750.000 personas que padecen el desempleo en Andalucía, de las que 70.000 son de la provincia. Sólo quieren desgastar al partido que gobierna, para tener sencillamente más poder.
Y hablando del que gobierna, que tampoco se queda atrás en actitudes hipócritas, cuando apoya a la banca y no es capaz de frenar la sangría del paro y de la exclusión. ¿Cuándo va a echar toda la carne en el asador para reflotar a los de abajo? Miles de familias lo esperan.

                                               Córdoba, 30 de marzo de 2009.
                                                  Miguel Santiago Losada


martes, 24 de marzo de 2009

La doble moral

El 8 de marzo de 1990, mi comunidad cristiana Sin Fronteras escribía con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora en este mismo periódico: "Desechamos cualquier tipo de relación entre lo que verdaderamente es la lucha feminista con el delito del aborto". En el verano de ese mismo año viajé a Perú, en donde compartí mi vida con las comunidades campesinas de los Andes y con las comunidades de los pueblos jóvenes de Lima. La realidad me curó la ceguera que me provocaba la moral católica que pretende dominar las conciencias desde la gran balconada de la plaza de San Pedro, al igual que el príncipe medieval observa sus pueblos y condados desde el gran ventanal de su castillo.
Mi corazón sufría cada vez que una mujer campesina moría desangrada al intentar abortar por haberla violado algún desaprensivo. Mujeres, algunas de ellas religiosas, me enseñaron desde la vida a ver la realidad poniéndome en el lugar de las que decidían abortar ante las duras situaciones en las que estaban viviendo. ¡Cómo recordaba lo fácil que es enjuiciar y penalizar desde la barrera! Se me caía la cara de vergüenza.
A mi regreso a Córdoba, decidí comprometerme con las personas más excluidas. Con mis ojos abiertos, seguía viendo cómo las mujeres de estas zonas se quedaban embarazadas con pocos años y eran víctimas del maltrato y la desprotección, lo que les llevaba en algunos casos a abortar. Eran acompañadas por mujeres comprometidas, algunas pertenecientes a órdenes religiosas, a las clínicas que practicaban la interrupción del embarazo. No era tarea fácil, todas las personas tenemos nuestras contradicciones, sin embargo primaba el ponerse al lado de la mujer más machacada por su realidad social. Incluso llegué a compartir esta dura experiencia con una de ellas.
Con el paso del tiempo, fui descubriendo la doble moral de nuestra sociedad, alimentada por una doctrina católica que castiga y culpabiliza, mientras su jerarquía condena el preservativo, que puede evitar miles de muertes por sida en Africa. Una jerarquía preocupada por sus concordatos y privilegios mientras se mueren miles de inmigrantes en aguas del Estrecho o del Atlántico y no condenan las injustas leyes que conducen a tan tremenda inhumanidad.
Me siento cristiano y defensor de los derechos humanos, quiero que mis hijos estudien la asignatura de Educación para la Ciudadanía, aplaudo leyes como la del matrimonio homosexual o la despenalización del aborto, denuncio a cualquier parlamento que aprueba terribles leyes injustas, como la ley de extranjería. Me horroriza un sistema penal y penitenciario que encarcela a miles de excluidos, mientras perdona una y otra vez a los más pudientes.
Invito al movimiento cofrade, al que pertenezco desde hace más de treinta años, a que reflexione seriamente sobre los intereses de la jerarquía, que en muchas ocasiones nada tienen que ver con los del ser humano. Y de llevar lazos, harían falta palios en Córdoba para ponerlos por cada violación de derechos humanos que se cometen en el mundo: muertes en patera o cayuco, muertes por malos tratos, muertes por hambre o falta de medicinas, muertes por guerras, muertes a causa de leyes injustas; en definitiva, violaciones a personas concretas con nombres y apellidos.
* Profesor y presidente de la

Asociación Kala 

miércoles, 18 de marzo de 2009

24.6 MILLONES

Nunca podré comprender como un juez puede anular una multa de 24.6 millones de euros, Más de 4.000 millones de las antiguas pesetas, mientras que familias enteras se ven desahuciadas por cantidades de dinero ridículas si la comparamos con la sanción urbanística que se le impuso al constructor Rafael Gómez y que posiblemente no pague.

            Tampoco me extraña que semejantes barbaridades ocurran en nuestro entorno. Córdoba es una ciudad, cuanto menos curiosa, que siendo bastante conservadora está  gobernada por una izquierda muy lenta para que el amigo pudiente pague su multa y muy rápida a la hora de proceder a limpiar de pobres cualquier rincón o descampado. No nos debe de extrañar mucho, cuando los hilos de esta ciudad se mueven, por una parte por la economía sumergida, no olvidemos el dinero negro que ha generado las 20.000 parcelaciones ilegales de su término municipal, y por otra, por un cabildo muy poderoso en los destinos de Córdoba, al ser dueño de CAJASUR, y de la Mezquita, principal baluarte del turismo en nuestra ciudad.

            ¿Sería posible que Rafael Gómez entregara las llaves de centenares de pisos a la ciudad para las familias que más lo necesitan? Yo permutaría la multa por esta posibilidad junto al derribo, por supuesto, de las tan traídas y llevadas naves.

                                                                       Córdoba, 18 de marzo de 2009.

                                                                          Miguel Santiago Losada

sábado, 14 de marzo de 2009

¿DÓNDE ESTÁ TORREMOLINOS?

El pasado 4 de marzo, en la inauguración de la exposición Mujeres con Mayúsculas, Manuel Torralbo, vicerrector de la UCO, me sugirió el título que encabeza el presente artículo.

            Inmediatamente cuando pronunciamos Torremolinos se nos viene a la memoria la localidad malagueña bañada por las aguas del Mediterráneo. ¡Qué buenos espetos se saborean en sus chiringuitos! ¡Qué codiciados días de relax bajo su cielo luminoso! Para muchos cordobeses Torremolinos, al igual que Fuengirola, Torre del Mar o Torrox, son su segunda residencia, a tan sólo 45 u 80 minutos, según viajemos en AVE o a través de la A-45.

            Sin embargo, en Andalucía existen lugares que, bajo sugerentes nomenclaturas, esconden a miles de personas que viven en condiciones infrahumanas (5 de cada 100 andaluces padecen la exclusión social). Barrios que ya existían antes de los años 70 y otros que han surgido en plena democracia acogen a miles de viviendas de protección pública convertidas en guetos. Recordemos algunas zonas de las Tres mil viviendas de Sevilla, de Almanjáyar en Granada, de Palmeras en Córdoba o de la Palma-Palmilla en Málaga. Familias enteras subsisten bajo un persistente deterioro social a lo largo de décadas.

            Han pasado crisis, en los 80, en los 90, la que venimos atravesando. Hemos presenciado tiempos de pujanza económica, con pingües beneficios para la banca y las grandes empresas; las Administraciones han dispuesto de cuantiosos presupuestos de miles de millones de euros para la inversión pública pero, curiosamente, los condenados a la miseria no han visto mejorar sus condiciones de vida.

            Muchas familias de la Calle Torremolinos de Córdoba se encuentran en esa situación. ¿Qué conocimiento de ello tiene la ciudadanía en general? Mucho me temo que miran a estas personas como problemáticas, conflictivas, como una amenaza para la seguridad ciudadana. Sus percepciones están dominadas por los prejuicios, alimentados por noticias alarmistas.

            ¿Qué política social se ha desarrollado? Reconociendo que en estos últimos 20 años se ha dispuesto de más recursos sociales, sin embargo, a la vista de los resultados han sido a todas luces insuficientes. La situación de la población más empobrecida de Andalucía no estaba en la agenda del máximo responsable de la Junta de Andalucía. ¿Han visto alguna vez al Sr. Chaves en estos barrios, a tendiendo a sus gentes, priorizando su responsabilidad política con los que menos tienen? Un ejemplo claro y contundente es que la tan traída y llevada Ley de Inclusión Social lleva nueve años empantanada. De ahí que en tiempos de crisis y recesión económica se disparen los índices de paro y vulnerabilidad social más que en ninguna otra región de la Unión Europea.
           
            Entre la Andalucía de las bellas imágenes de promoción turística y la Andalucía de la pobreza y la exclusión social existe una imparable brecha, que hace de nuestra tierra una sociedad dual.

                                                           Córdoba, 14 de marzo de 2009.
                                                                Miguel Santiago Losada

                                                   Profesor y Presidente de la Asociación Kala

miércoles, 4 de marzo de 2009

LA MEZQUITA ES DE CÓRDOBA

Después de cinco años de dimes y diretes el Cabildo de la Catedral acepta el proyecto de visita nocturna a la Mezquita. El multimedia de luz y sonido, que debía haberse puesto en marcha en el primer trimestre del año 2007, va a quedar considerablemente reducido ¿Cuáles han sido los argumentos esgrimidos por el obispo para ello?
Recurrir a directrices de la Curia Romana, de no albergar en los templos manifestaciones culturales o espectáculos que "no casan con la Iglesia", como "músicas extrañas" o proyectarse sobre los muros "la visión de caballeros árabes cabalgando". Además añadió que "La Catedral fue Mezquita por coyuntura histórica”. Me pregunto, ¿Más de cinco siglos le parecen coyuntura histórica?
Sin embargo, tras estas cortinas de humo se esconde el verdadero motivo de la polémica: tanto el obispo como el Cabildo piensan que  la mezquita les pertenece. Sólo las millonarias inversiones al monumento por parte de la Administración les ha obligado a aceptar el proyecto, aunque muy censurado por sus doctrinas dogmáticas.
Que lástima que los actuales administradores del monumento universal no hayan basado sus argumentos en las dos cualidades que lo hacen único en el marco de la interculturalidad: pertenecer al patrimonio de toda la humanidad y  ser, por su esencia histórica, encuentro de civilizaciones que profesan diferentes credos.

                                                         Córdoba, 4 de marzo de 2009.

                                                            Miguel Santiago Losada