jueves, 5 de octubre de 2017

Una nueva hoja de ruta

El Estado español padece una serie de graves problemas que obligan a la búsqueda urgente de soluciones sociales y políticas. El empobrecimiento de la población, la corrupción, la territorialidad, los privilegios de la Iglesia católica y la Jefatura del Estado empujan a una gran reforma de la Constitución de 1978.
El principal problema de este país es el que sufren millones de personas debido al empobrecimiento social que conduce, en muchos casos, a la exclusión. Esta grave realidad choca frontalmente con la primera cualidad que define a nuestro Estado: un Estado Social. Un Estado Social está obligado a que los derechos humanos sean el eje transversal y vertebrador del mismo, cuyo primer objetivo debería consistir en conseguir una distribución de la renta, entre todos los habitantes del Estado, lo más equitativa posible y deseable. Cuando el Estado no cumple con su primera cualidad, la social, es un Estado fraudulento para su ciudadanía, un Estado carente de salud democrática al no lograr una distribución de la renta justa, según marca el art. 40 de la Constitución. Esta situación condena a una de cada cinco personas a la pobreza o a la exclusión social, hace que seamos uno de los países europeos con mayor pobreza infantil, miles de ciudadanos se han visto desahuciados, no ha permitido la integración de miles de inmigrantes o refugiados, mantiene pensiones miserables (sobre todo las que perciben las mujeres), ha provocado que la pobreza energética complique aún más la vida a millones de personas. Estos datos son la consecuencia de un Estado, encabezado por el Gobierno, que en lugar de trabajar por mejorar la calidad de vida de su ciudadanía, ha invertido 60.000 millones de euros en la banca privada, ha sido cómplice de la corrupción despilfarrando millones de euros, y al mismo tiempo, ha realizado, sin ningún tipo de pudor, enormes recortes sociales. Todo ello nos conduce a una sociedad dual entre los que viven y malviven. Me temo que el Gobierno de España está haciendo todo lo posible por echar cortinas de humo para a fin de propiciar que el principal problema de este país quede difuminado con otros acontecimientos que le puedan generar más réditos en las urnas, como por ejemplo, la territorialidad.
La territorialidad es sin duda otro problema importante del Estado. El artículo 1º de la Constitución Española de 1978 dice: España se constituye en un Estado Social y Democrático de Derecho. No dice Nación, dice Estado. Un Estado Democrático es un sujeto jurídico-político basado en la soberanía del pueblo que lo constituye y no a la inversa. Una Nación se puede definir como: «una comunidad humana con nombre propio, asociada a un territorio nacional, que posee mitos comunes de antepasados, que comparte una memoria histórica, uno o más elementos de una cultura compartida y un cierto grado de solidaridad» (Anthony D. Smith, sociólogo de la London School of Economics). En vez de articular vínculos afectivos que logren una acomodación de las diferentes realidades del Estado se ha inducido a todo lo contrario: al desafecto, al agravio y a la radicalización. ¿Cuándo vamos a comprender que este Estado es diverso y plurinacional? Nuestro Estado tiene al menos cuatro nacionalidades históricas reconocidas en sus propios estatutos autonómicos: Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía. Urge, junto al desarrollo del Estado Social, la implantación del Estado Federal.
Por último, la Corona y la Religión mayoritaria tienen que dar un paso atrás. La Corona, una realidad trasnochada en la Europa del siglo XXI, abriendo la puerta a que el Jefe del Estado sea elegido por sufragio universal. La Religión, perdiendo todos sus privilegios en la nueva Constitución, lo que no significa la falta de reconocimiento a sus prácticas y tradiciones. El Art. 16.3 de la actual Constitución lo deja claro: Ninguna confesión tendrá carácter estatal.
De esta manera será posible despejar el camino hacia la convivencia entre toda la ciudadanía, profesemos o no una religión, sigamos diferentes ideologías, seamos catalanes o andaluces, hombres o mujeres, desarrollemos nuestra sexualidad atendiendo a nuestra orientación sexual, no sintiéndonos superiores a otras etnias o culturas. Y, sobre todo, con una economía doméstica que nos haga vivir a todos/as con dignidad. Los ciudadanos/as del Estado español hemos sabido salir de situaciones más complicados que las actuales. ¿Por qué no vamos a ser capaces de jubilar a la Constitución agotada de 1978 e ilusionarnos con una nueva que nos haga más Estado Social y Democrático de Derecho?
* Profesor


martes, 3 de octubre de 2017

SEÑOR JUEZ, USTED TIENE LA DECISIÓN

Un adolescente comenzó su peregrinar por el desierto hace una década. Las violaciones constantes a los derechos humanos, que viven las personas de su país africano, le empujaron a tomar la decisión más importante de su vida: abandonar su familia, sus amigos, su tierra… Lo que más se quiere en este mundo.

Después de muchas vicisitudes, algunas pusieron su vida en riesgo, consiguió entrar en Andalucía sin documentación. Ruló por diferentes lugares de España hasta que recaló en Córdoba, ingresando en un centro de protección de menores. Una prueba ósea, con escasa fiabilidad biológica, determinó que era mayor de edad, lo que le obligó a abandonar apresuradamente el centro antes de que la policía lo detuviese y expulsara.

Después de unos meses en un albergue de transeúntes, fue acogido en la casa de una Asociación que lucha por los derechos de los inmigrantes. El chico después de un tiempo y con la ayuda solidaria de los miembros de la Asociación logró sus papeles, permisos de residencia y trabajo. Antes llegó a desempeñar la tarea de responsable de la casa por sus habilidades personales y sociales y consiguió el título de la ESO y de un ciclo formativo de grado medio. Se hizo respetar por parte de los compañeros de la casa y ganarse el cariño por las personas de la Asociación, a la que considera su familia andaluza.

Llegó a independizarse, consiguió trabajo, alquiló su propia vivienda y llegó a enamorarse de una chica cordobesa. El verano pasado logró su máximo sueño, volver a su país para visitar a su familia y amigos. De vuelta nos contó el momento tan esperado de encontrarse con su madre, traducido en un abrazo fundido de amor y lágrimas de tanta emoción.

Regresó feliz y volvió a comenzar a trabajar. Cuando todo le iba bien, después de tanta esfuerzo, se topó con algo inesperado al renovar su documentación. La Subdelegación del Gobierno le denegó la renovación por no haber trabajado el tiempo suficiente, lo que suponía la orden de expulsión. Él no era consciente de que la última empresa lo contrató por dos horas a la semana cuando estuvo trabajando más de ocho horas al día durante meses.

La situación está en manos de un juez. Me pregunto: ¿quién ganará en un Estado social y democrático de derecho? ¿El chaval que ha luchado por dignificar su vida o una Administración miope que en vez de dictaminar una orden de expulsión no sanciona a la empresa que lo ha explotado laboralmente? Señor juez, usted tiene la decisión, la última palabra.

                                                                  Córdoba, 5 de julio de 2017
                                                                       Miguel Santiago Losada

                                                                                  Profesor

domingo, 24 de septiembre de 2017

HE TENIDO UN SUEÑO

Con todo mi cariño a las mujeres que estáis preparando la marcha de mujeres por la paz

Gandhi no fue mártir por defender un templo hindú, sino por defender a la humanidad.
El 30 de enero de 1948, cuando Gandhi se dirigía a una reunión para rezar, fue asesinado en  Nueva Delhi, a los 78 años de edad por Nathuram Godse, un radical hinduista relacionado con grupos ultraderechistas de la India. Dios estuvo en sus últimas palabras antes de morir al exclamar: “¡Hey, Rama!” (Oh Señor). Murió como vivió, acompañado de su ideal: la búsqueda de la paz.

Martin Luther King no fue asesinado en Memphis,  el 4 de abril de 1968, por defender una iglesia bautista, sino por ponerse al frente del movimiento por los derechos civiles para los afroestadounidenses, además de participar como activista en numerosas protestas contra la Guerra de Vietnam y la pobreza en general. Fue asesinado por un segregacionista blanco. Sus últimas palabras fueron dirigidas al músico Ben Branch: “Ben, prepárate para tocar «Señor, toma mi mano» en la reunión de esta noche. Tócala de la manera más hermosa”.

Isaac Rabin no fue víctima de un atentado por defender una sinagoga. Fue un antiguo guerrero que murió cantando salmos de fraternidad. Comprendió que los mártires de la paz irradian mil veces más luz que los vencedores de la guerra. Al culminar una asamblea y después de cantar «La canción de la paz»  le esperaba Yigal Amir, quien le disparó por la espalda. El asesino pertenecía a una secta fanática, denominada Organización Judía Vengadora.

Monseñor Oscar Romero no cayó mártir por defender una catedral, lo mataron unas balas militares en el Salvador el 24 de marzo de 1980 por defender los derechos humanos de su pueblo. Un día antes de su muerte, Romero hizo desde la catedral un enérgico llamamiento al ejército salvadoreño, en su homilía llegó a pronunciar: En nombre de Dios (…) les suplico, les ruego, les ordeno ¡Cese la represión!”.

En Córdoba, en pleno siglo XXI, el obispo ha dicho que hay que “llegar hasta el martirio” para mantener el culto en la Catedral. Posiblemente afirmaciones como ésta le hagan pensar al papa Francisco viajar a España.

Volviendo a los que no murieron por templos de piedra sino por haber creído y trabajado por una nueva humanidad, se me antoja un sueño. Qué luz sería para el mundo una plegaria en la Mezquita-Catedral abarrotada de gentes de diversas procedencias e ideologías sintiendo las hermosas palabras del poeta y filósofo andalusí Ibn Arabi, siglo XII, a través de su poema titulado “Mi religión es el amor”: Hubo un tiempo, en el que rechazaba a mi prójimo si su fe no era la mía. Ahora mi corazón es capaz de adoptar todas las formas: es un prado para las gacelas y un claustro para los monjes cristianos, templo para los ídolos y la Kaaba para los peregrinos, es recipiente para las tablas de la Torá y los versos del Corán (…).


                                                                       Córdoba, 19 de mayo de 2017
                                                                           Miguel Santiago Losada
                                                 Profesor y miembro de Comunidades Cristianas Populares


lunes, 18 de septiembre de 2017

LAS COFRADÍAS, ¿DEL PUEBLO O DEL OBISPO?

Mi buen amigo, el antropólogo Isidoro Moreno, nos recordaba lo que escribió el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales en la primavera de 1935: “los dos enemigos natos de la Semana Santa sevillana son el cardenal y el gobernador, el representante de la Iglesia y del Estado”; y añadía que “sin las hermandades no habría Semana Santa, por más que se empeñase en ello la Iglesia o los Gobiernos (…). La Semana Santa no es obra ni de los curas ni de los gobernantes, sino de los cofrades, de una organización netamente popular y de origen gremial que ha estado siempre en pugna con los poderes establecidos”.

Durante siglos las cofradías fueron organizaciones críticas y opuestas a cualquier poder que pretendiese manipularlas, ya fuese  clerical o civil. Por este motivo, las cofradías han sido vistas muy a menudo con recelo por parte de la jerarquía católica y de muchos clérigos a lo largo de la historia. A ello responde el anhelo de muchas de las cofradías de disponer de capilla y sede social propias.

Esto viene a colación de cómo se ha venido desarrollando la imposición de la nueva Carrera Oficial de la Semana Santa de Córdoba por parte del obispo en tan solo dos años. Primero, con  la carrera oficiosa del pasado año, y posteriormente, con la oficial del presente. No ha habido consenso para nada ni para nadie, imponiéndose su voluntad; ni para abrir la llamada segunda puerta de la Mezquita, ni para los vecinos, ni para comerciantes y hoteleros, ni para muchos cofrades que no ven con buenos ojos este baculazo episcopal. Pero sobre todo para miles de penitentes que no han podido acompañar a sus titulares en todo el recorrido de la Semana Santa al prohibírsele el acceso al interior del de la Mezquita-Catedral. Mujeres y hombres de nuestros barrios no ha podido realizar con sus imágenes devocionales el recorrido por la Carrera Oficial como venía siendo costumbre, sólo pudieron hacerlo los nazarenos que pagaron su papeleta de sitio. No menos grave es el carácter privado en el que se ha visto envuelto nuestro principal Monumento y todos sus alrededores, del que solo han podido disfrutar los que han pagado palcos o sillas. Todo un disparate para un espacio público y, más aún, si éste es Patrimonio de la Humanidad.

Podríamos hablar de una verdadera apropiación de nuestra  Semana Santa, debido  a la aceptación del monopolio del poder eclesiástico sobre todo lo demás.  Tal imposición se ha hecho de tal manera que muchos cofrades han interiorizado y aceptado, sin la más mínima crítica, tal disposición que pretende controlar la Semana Santa como si fuese  algo propio de la jerarquía eclesiástica, con la colaboración subalterna de las instituciones públicas.  

Tal vez sea el momento de que las cofradías reivindiquen su idiosincrasia pluridimensional, enraizada en la cultura andaluza, a través del ámbito de la religiosidad popular, que desborda lo estrictamente eclesial. Las cofradías no pueden convertirse en el empeño de ser sólo “instrumentos pastorales” sumisos a los intereses del jerarca de turno. Es un hecho constatable cómo, a pesar del crecimiento numérico y del nivel estético de las cofradías, han visto reducida su capacidad de decisión. Como consecuencia, la Semana Santa corre el riesgo de convertirse en una fiesta unidimensional, exclusiva y mercantilista, asumida sólo por una parte de la ciudadanía. Esta situación por la que atraviesa la Semana Santa debería hacernos pensar y lo que se está convirtiendo en discordia reconducirlo en oportunidad de encuentro. Ello  implicaría ver la Semana Santa como una de las grandes conmemoraciones de la ciudad, al margen de nuestras creencias o convicciones.

                                                                   Córdoba, 16 de abril de 2017
Miguel Santiago Losada

                                               Profesor y miembro de Comunidades Cristianas Populares

lunes, 24 de abril de 2017

LAS COFRADÍAS, ¿DEL PUEBLO O DEL OBISPO?

Mi buen amigo, el antropólogo Isidoro Moreno, nos recordaba lo que escribió el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales en la primavera de 1935: “los dos enemigos natos de la Semana Santa sevillana son el cardenal y el gobernador, el representante de la Iglesia y del Estado”; y añadía que “sin las hermandades no habría Semana Santa, por más que se empeñase en ello la Iglesia o los Gobiernos (…). La Semana Santa no es obra ni de los curas ni de los gobernantes, sino de los cofrades, de una organización netamente popular y de origen gremial que ha estado siempre en pugna con los poderes establecidos”.

Durante siglos las cofradías fueron organizaciones críticas y opuestas a cualquier poder que pretendiese manipularlas, ya fuese  clerical o civil. Por este motivo, las cofradías han sido vistas muy a menudo con recelo por parte de la jerarquía católica y de muchos clérigos a lo largo de la historia. A ello responde el anhelo de muchas de las cofradías de disponer de capilla y sede social propias.
Esto viene a colación de cómo se ha venido desarrollando la imposición de la nueva Carrera Oficial de la Semana Santa de Córdoba por parte del obispo en tan solo dos años. Primero, con  la carrera oficiosa del pasado año, y posteriormente, con la oficial del presente. No ha habido consenso para nada ni para nadie, imponiéndose su voluntad; ni para abrir la llamada segunda puerta de la Mezquita, ni para los vecinos, ni para comerciantes y hoteleros, ni para muchos cofrades que no ven con buenos ojos este baculazo episcopal. Pero sobre todo para miles de penitentes que no han podido acompañar a sus titulares en todo el recorrido de la Semana Santa al prohibírsele el acceso al interior del de la Mezquita-Catedral. Mujeres y hombres de nuestros barrios no ha podido realizar con sus imágenes devocionales el recorrido por la Carrera Oficial como venía siendo costumbre, sólo pudieron hacerlo los nazarenos que pagaron su papeleta de sitio. No menos grave es el carácter privado en el que se ha visto envuelto nuestro principal Monumento y todos sus alrededores, del que solo han podido disfrutar los que han pagado palcos o sillas. Todo un disparate para un espacio público y, más aún, si éste es Patrimonio de la Humanidad.

Podríamos hablar de una verdadera apropiación de nuestra  Semana Santa, debido  a la aceptación del monopolio del poder eclesiástico sobre todo lo demás.  Tal imposición se ha hecho de tal manera que muchos cofrades han interiorizado y aceptado, sin la más mínima crítica, tal disposición que pretende controlar la Semana Santa como si fuese  algo propio de la jerarquía eclesiástica, con la colaboración subalterna de las instituciones públicas.  

Tal vez sea el momento de que las cofradías reivindiquen su idiosincrasia pluridimensional, enraizada en la cultura andaluza, a través del ámbito de la religiosidad popular, que desborda lo estrictamente eclesial. Las cofradías no pueden convertirse en el empeño de ser sólo “instrumentos pastorales” sumisos a los intereses del jerarca de turno. Es un hecho constatable cómo, a pesar del crecimiento numérico y del nivel estético de las cofradías, han visto reducida su capacidad de decisión. Como consecuencia, la Semana Santa corre el riesgo de convertirse en una fiesta unidimensional, exclusiva y mercantilista, asumida sólo por una parte de la ciudadanía. Esta situación por la que atraviesa la Semana Santa debería hacernos pensar y lo que se está convirtiendo en discordia reconducirlo en oportunidad de encuentro. Ello  implicaría ver la Semana Santa como una de las grandes conmemoraciones de la ciudad, al margen de nuestras creencias o convicciones.

                                                                   Córdoba, 16 de abril de 2017
Miguel Santiago Losada

                                               Profesor y miembro de Comunidades Cristianas Populares

miércoles, 1 de marzo de 2017

ANDALUCÍA, MUCHO QUE DECIR Y HACER


El Informe FOESSA de 2016 ofrece una serie de datos que  son todo un aldabonazo a la conciencia colectiva andaluza. A modo de ejemplo, es revelador detenerse en los siguientes: la renta disponible en Andalucía entre 2009 y 2015 supuso una bajada del 21.3%, ocupando el último lugar en el ranking de las comunidades del Estado; el porcentaje de personas en riesgo de pobreza ha pasado  del 28.8% en 2009 al 35.7% en 2015, bajando también nuestra posición al último lugar. Asimismo, la tasa que mide el número de familias con todos sus activos en paro subió  un 12.7% en 2016. Para no aburrir con un exceso de cifras que pueden consultarse en el citado informe, podemos concluir afirmando que en los indicadores de desempleo, desigualdad y exclusión, somos la comunidad que más veces ocupa el fatídico primer puesto.

Este desolador panorama tiene dos responsables directos, en primer lugar el Gobierno de España (PP), seguido de la Junta de Andalucía (PSOE). Junto a esta penosa situación económica y social, el buque insignia de la Junta de Andalucía, el SAS, se está viendo afectado, volviendo las mareas blancas a salir a la calle. Sobre el segundo pilar social, la educación, los últimos resultados de la prueba PISA colocan a Andalucía en el último lugar de España en ciencias, y en el penúltimo en lectura y matemáticas.

No quiero caer en el análisis fácil de que en Andalucía no se ha avanzado, sería no aceptar la realidad. Sin embargo, no al ritmo cualitativo de la mayoría de las comunidades. La desigualdad con respecto al resto sigue aumentando, y ello significa que nacer hoy en día en nuestra tierra es contar con muchas menos oportunidades. Esta situación tiene sus causas, en primer lugar, en dos hechos históricos que no podemos obviar: el sometimiento del reparto de tierras realizado por los reyes de Castilla en la baja Edad Media, que fue el origen del latifundismo. Supuso poner nuestra tierra en manos de una oligarquía conformada por nobles y jerarquía católica y ello ha provocado a lo largo de los siglos un empobrecimiento de la población. Por su parte, el golpe de Estado de 1936 provocó una terrible Guerra Civil y la pérdida de modernidad para el país, más acentuado significativamente en el sur peninsular.

Sin embargo, la autonomía devolvió la esperanza a Andalucía. El 4 de Diciembre en la calle y el 28 de Febrero en las urnas nos trajo el derecho a decidir por el 151 de la Constitución, reconociéndonos como una nacionalidad histórica, que conduce a Andalucía a ser considerada no como una comunidad más, sino como uno de los ejes donde debería pivotar el futuro escenario político y federal del país. Andalucía hoy podría liderar un federalismo garante de la igualdad entre los andaluces y de éstos con el resto del Estado, basado principalmente en los pilares básicos de la sanidad y la educación, con una hacienda propia en la que el IVA recaudado por nuestras actividades económicas recayese en políticas sociales fundamentalmente. Cabría preguntarse por qué el PIB bruto de Andalucía es un 25% menor que el de Madrid, cuando la población es de dos millones más de habitantes. La respuesta tiene que ver con que el IVA producido por nuestra agricultura, por los puertos andaluces, principalmente el de Algeciras, por el turismo, etc. va en gran parte a las arcas de la capital de España.

El Gobierno de la Junta de Andalucía, en lugar de favorecer los intereses de nuestra tierra y nuestro pueblo, ha optado por una política centralista, dejando a Andalucía como un instrumento subalterno de sus propios intereses. No cambiaremos de posición mientras la Presidencia de la Junta siga teniendo como mentores a Felipe González, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, los mismos que cambiaron el proyecto de la ley de Reforma Agraria Andaluza, propuesta por Rafael Escudero en 1983, por homenajes a la Duquesa de Alba. Habría que volver la mirada a aquellos 4 de diciembre y 28 de febrero para cargarnos de fuerza y esperanza y reclamar una política basada en la justicia social y en nuestro reconocimiento como nacionalidad o nación histórica, emulando a Blas Infante, que tras recorrer toda Andalucía, comprobó la dura realidad en la que vivían sus gentes. Tomen buena nota tanto los antiguos como los nuevos partidos políticos: Andalucía no puede estar gobernada desde los intereses centralistas. Andalucía necesita una fuerza política y social capaz de creer en ella misma para sacarla del grave empobrecimiento que padece y para exigir el lugar que le corresponde por su historia, identidad y población.
                                                                       Córdoba, 24 de febrero de 2017
                                                                            Miguel Santiago Losada
                                                                                        Profesor




lunes, 30 de enero de 2017

MIENTRAS UNOS HABLAN, OTROS CALLAN

Hace tres años la  plataforma ciudadana “Mezquita-Catedral, patrimonio de todos/as” iniciamos una serie de reivindicaciones encaminadas a recuperar la memoria e identidad de nuestro principal monumento y su titularidad pública. Conseguimos a los dos años de andadura que se recuperase el nombre de Mezquita-Catedral en la cartelería del monumento aunque, a día de hoy, aún aparece sólo el nombre de Catedral en la página web de la visita nocturna y en las entradas para poder visitarlo.

La memoria e identidad del edificio sigue estando amenazada por el obispo tal y como se desprende de sus discursos e intervenciones. No cesa en el intento de negar  la verdadera historia del monumento para beneficio de sus propios intereses: continuar con el movimiento de apropiación. La última vez fue en la revista “17” editada por el Ayuntamiento de Córdoba donde en una entrevista afirma que “La Mezquita pertenece al arte cristiano bizantino y los moros sólo pusieron el dinero”.  Además de seguir en su estrategia discursiva para demostrar la titularidad católica del monumento, evidencia una falta de respeto a nuestros hermanos musulmanes.

Eduardo Manzano, profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,  en unas declaraciones efectuadas en el programa La Ventana de la Cadena SER, el pasado 19 de enero, dijo que “son un disparate estas declaraciones. Son declaraciones basadas en las afirmaciones que hizo en su día el canónigo de la catedral de Córdoba, Manuel Nieto Cumplido, en su libro “La Catedral de Córdoba” en la que afirmaba semejante cosa (…) Un señor que no es especialista ni en arte bizantino, ni en arte islámico, por consiguiente no hay ninguna base científica”.  Queda claro que escribió este libro al servicio del poder eclesiástico, bajo el obispado de Juan José Asenjo, Obispo que inmatriculó la Mezquita en el Registro de la Propiedad por 30 euros.

La Unesco la declaró patrimonio mundial de la humanidad por su arte islámico, no por ser bizantina. Antonio Vallejo, exdirector de Medina Azahara, incide en ello al afirmar (programa de radio Córdoba, 19-01-17) que “el diseño de la Mezquita es único al integrar elementos de diferentes procedencias” y, añade, “decir que la Mezquita es bizantina es una visión nefasta y sesgada, es como pensar que Medina Azahara es romana por la espléndida colección de sarcófagos que contiene”; otro científico para el que las afirmaciones del obispo son una inexactitud, ya que según sus palabras  “la Mezquita constituye una tipología específica del arte islámico que no se encuentra en otros lugares (…) No tenemos un referente para la Mezquita en el mundo bizantino”. En esta misma dirección, Susana Calvo, profesora titular del departamento de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid analiza en su libro las “Mezquitas de al-Ándalus”, la analogía entre la Mezquita de Damasco y la Mezquita de Córdoba.

Podríamos seguir con infinidad de citas y argumentos científicos, pero solo tomo prestadas las palabras pronunciadas por Arturo Pérez Reverte con motivo de habérsele otorgado el premio Averroes de oro: “Hay que recordar su nombre frente al fanatismo, la estupidez y la sombra”.  “Averroes fue víctima del fanatismo y de la estupidez en su tiempo (se llegaron a quemar sus libros)”. Esperemos que no nos pase lo mismo con la Mezquita y, aunque no la quemen, no consigan robarle el alma, la memoria y la identidad de todo un pueblo.
La Plataforma “Mezquita-Catedral, patrimonio de todos/as” desde el primer momento ha pedido la intervención pública para impedir todo esto. Ni el Gobierno central, ni la Junta de Andalucía han hecho nada para impedirlo. Las Administraciones Públicas en lugar de ir creando un consenso histórico-patrimonial  en torno a uno de los monumentos más emblemáticos del país, hacen dejadez de funciones, y si cabe, están siendo condescendientes con los que mantienen postulados completamente opuestos a la historia y a la titularidad pública de los bienes del Estado. En definitiva, mientras unos hablan y ejercen, otros callan y otorgan.


                                                                                  Miguel Santiago Losada
                                                    Profesor, portavoz de la Plataforma Mezquita-Catedral,    

                                                            miembro de Comunidades Cristianas Populares