martes, 10 de septiembre de 2013

UNA RETIRADA A TIEMPO

Napoleón dijo que una retirada a tiempo es una victoria. Pienso que es lo más inteligente, al menos, para evitar traumas innecesarios. Esto se entendió muy bien en Italia cuando, por la situación económica que estaba atravesando, decidió retirar la candidatura olímpica de Roma. El gobierno de España, en cambio, prefirió mantener la candidatura de Madrid a pesar de que la situación económica era peor que la del país vecino.
Rajoy y su consejo de ministros apostó por presentar esta candidatura, que suponía elevados costes para las menguadas arcas del país, mientras recortaba sin el menor pudor los presupuestos en sanidad, educación y servicios sociales. En pocos meses veíamos como se adelgazaba a pasos agigantados el Estado del Bienestar y al mismo tiempo, la banca se llevaba miles de millones de euros y salían a la luz las corruptelas de los que, debiendo dedicarse al bien público, ejercían de delincuentes.
Pero si todo esto ya es grave para un país que quiere llegar a tener una madurez democrática, más lo es el cinismo de sus gobernantes cuando niegan lo evidente. Una muestra la tenemos en la presentación de la citada candidatura olímpica madrileña, en la que intervino el presidente de la comunidad de Madrid. Este señor tuvo la desfachatez de mostrar músculo social, manifestando la excelencia de los servicios públicos en materia de sanidad y educación, cuando es el responsable de la privatización de los hospitales públicos de Madrid y de la precarización de los centros públicos educativos en favor de los privados.
En este mismo orden, es lamentable presenciar cómo algún presentador de los medios públicos de comunicación aparece compungido ante las cámaras de TVE, ante la “terrible” noticia de no haber ganado la candidatura de Madrid,  y el mismo presentador no se inmuta cuando, meses atrás, daba la noticia de jóvenes apaleados por la policía manifestándose en contra de los recortes sociales y de los políticos corruptos. La propaganda mediática hace su trabajo, aunque sus resultados son más satisfactorios en el interior que en el exterior de nuestras fronteras.
Realidades contrapuestas conforman la realidad de este momento que nos tocó vivir. Al igual que en la antigua Roma, se ofrece pan y circo para esconder los grandes males que nos acechan. En este sentido, mientras miles y miles de personas se congregan en estadios de fútbol para presenciar la presentación de un jugador contratado por astronómicas cifras que rondan los 100 millones de euros, las universidades españolas buscan fórmulas urgentes para que los estudiantes con menos recursos económicos no abandonen sus estudios. Mientras miles de jóvenes se congregan en la puerta de Alcalá pintados con los colores de la bandera española gritando:- yo soy español, español, español, la mitad de la juventud española se encuentra sin empleo, teniendo que buscarse la vida más allá de nuestras fronteras. 
No estaría mal que los 1.500 millones que se iban a gastar para la sede olímpica  engrosaran los menguados presupuestos de educación. Según los sindicatos el curso pasado hubo 25.000 profesores/as menos, 4.500 en Andalucía. Este año seguirán los recortes en transporte escolar, comedores escolares, becas, material escolar,… Esta es la realidad que debe movilizarnos para decir ¡basta ya! a un gobierno que atenta contra lo que debería ser lo más importante y sensible de su agenda política: la educación.

Córdoba, 10 de septiembre de 2013
Miguel Santiago Losada
Profesor y Presidente de la Asociación KALA