jueves, 21 de enero de 2010

PARO Y ESCASAS SALIDAS

Antesdeayer apareció un informe elaborado por varios profesores de ETEA que revelaba el dato de que 27 de cada 100 personas están en paro en nuestra ciudad. Si a ello unimos los recortados presupuestos de las diferentes administraciones para este año 2010 la situación es bastante preocupante.

Además, Córdoba padece una parálisis que podemos calificar de crónica por mucho que nos la quieran maquillar. Una ciudad que para que un proyecto se haga realidad pasan lustros. Una ciudad que para las pocas instalaciones que hace, acaba tirándolas o reformándolas al poco de estrenarlas, casos como el estadio de fútbol o el salón de exposiciones del parque joyero. Una ciudad que restaura edificios para el uso público y se hace eterna la espera para darles contenido, casos como la Posada del Potro, la Casa Góngora, el Museo Arqueológico,… o en el peor de los casos los vuelve a cerrar, como la reformada Pérgola o el kiosco de la música,… No hablemos de las interminables obras del aeropuerto o la kafkiana espera de la primera piedra del Palacio del Sur.

Si a ello además unimos la retirada de subvenciones para fomentar la promoción de Córdoba como ciudad de exposiciones y congresos, no me extraña que con esta panorámica el turismo no termine de arrancar en nuestra. ciudad. Una de nuestras esperanzas para bajar las cifras del paro.

                                                                       Córdoba, 21 de Enero de 2010
                                                                           Miguel Santiago Losada


miércoles, 20 de enero de 2010

Son personas, como tu y como yo

A los regidores de los ayuntamientos que se niegan a empadronar a las personas extranjeras sin papeles les vendría muy bien escuchar el sermón de Fray Antón Montesino en 1511, recogido por Fray Bartolomé de las Casas, en el que se preguntaba: "¿Acaso no tienen categoría humana como nosotros? ¿Acaso no entienden? ¿Acaso no sienten? ¿No tienen derecho a los deberes de la justicia?" Estas preguntas se hacían hace cinco siglos mientras nuestros antepasados estaban allí repartiéndose sin escrúpulos sus tierras. Hoy, cuando ellos vienen aquí tan solo a sobrevivir, simplemente nos deberíamos de preguntar: ¿tendrán las aves rapaces o el lince ibérico en peligro de extinción más protección y acceso a los censos que nuestros congéneres?
A raíz del anuncio del Ayuntamiento de Vic de no empadronar a las personas sin permiso de residencia, se ha abierto un debate sobre la presunta incoherencia entre un hecho (estar irregularmente en España) y un derecho (estar empadronado y lo que implica). La discusión revela una grave falta de respeto al Estado de Derecho, porque el padrón es la puerta de acceso a la cobertura de necesidades elementales protegidas por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. De fondo subyace una peligrosa deriva hacia la relativización de la dignidad humana y más aún cuando la propuesta parte de partidos políticos, supuestamente de izquierdas, como PSC y ERC.
Estos partidos políticos, por sus ideologías, deberían no permitir los 280 centros de internamiento, verdaderas cárceles para inmigrantes, que existen en suelo europeo, deberían evitar la situación inhumana en la que viven miles de subsaharianos en las fronteras entre Marruecos y Argelia, deberían perseguir con contundencia todo tipo de hecho xenófobo y racista que se comete contra estas personas inmigrantes y empobrecidas, deberían de tomar todas las medidas para que no mueran ahogadas más personas en los mares por buscar una mejor vida, ya van 7.000; deberían demostrar una sensibilidad especial en materia de género ante la explotación a mujeres inmigrantes, que son prostituidas o internadas en casas las 24 horas para tareas domésticas, aprovechándose de ellas por no tener papeles. Igualmente, deberían de dar órdenes a la policía para que no persigan a inmigrantes por buscarse la vida como vendedores ambulantes, no deberían permitir el abandono que sufren los menores inmigrantes una vez que cumplen los 18 años por parte de las administraciones (se llega a casos en los que no se les tramita el permiso de residencia al salir de los centros de menores, dejándolos desamparados y sin papales).
Sin embargo, junto con otros partidos, redactan, aprueban y ejecutan desde 1985 leyes de extranjería que violan continuamente los derechos humanos, en las que priman las medidas de criminalización sobre las sociales y de inclusión y cuyas consecuencias acabo de exponer.
¿Y la ciudadanía en general, qué siente, qué piensa, qué dice? No me cabe la menor duda de que estaremos muy sensibilizados con las miles de muertes que ha provocado el terremoto en Haití, que por cierto de haber ocurrido en ciudades como Tokio o San Francisco el número de víctimas hubiese sido significativamente menor. ¿Nuestra sensibilidad llegaría a darles acogida, papeles, trabajo, vivienda a miles de esas personas que vemos desesperadas por las televisiones? Los sentimientos no dan respuesta si no desarrollamos una ideología humana, que haga de la justicia social un derecho universal para todas las personas que vivimos en este maravilloso planeta azul.
* Profesor y miembro de la plataforma Salvemos la Hospitalidad


viernes, 8 de enero de 2010

FELIZ AÑO 2010.

Durante los primeros días de enero cada vez que nos encontramos con alguien conocido nos deseamos feliz año nuevo.
Ayer recibí una carta de un chaval, que por cierto le tengo mucho cariño, al que la vida no le ha sonreído; con catorce años ya estaba enganchado a las drogas. Maldita adicción que machaca su vida, hace que tenga problemas con la justicia y termine en la cárcel.
Desde su celda me ha escrito una carta que ha tardado dos días en redactarla. En ella me dice: “son las terceras navidades que me como aquí dentro y, las que me quedan. No estoy bien de salud y además mi familia esta hecha una mierda: mi hermano está preso en Lima, ya que lo cogieron con cocaína, y no sé nada de él; mi hermana la mayor está también enganchada y la pequeña la van a desahuciar de su vivienda porque no puede pagar la hipoteca. Con este panorama me tienen suspendidos los permisos de salida temporalmente. Por eso necesito a alguien que me tutele, necesito que me ayudes”.
Las letras más grandes de su carta y las únicas que están pintadas de colores ponen: “Te deseo feliz año 2010”.
Gracias, Juanma, por desearme justamente aquello de lo que careces. Pienso que eres la persona que me has felicitado desde lo más profundo de tu ser y sabiendo lo que dices.


                                                                 Córdoba, 8 de Enero de 2010

                                                                       Miguel Santiago Losada