lunes, 26 de octubre de 2009

CÓRDOBA SE DESPEREZA

Por estas fechas, hasta hace poco tiempo, la noticia que desbancaba a todas las demás era la que hacía referencia a los peroles celebrados en Córdoba con motivo de San Rafael. No digo que no sea bueno que las tradiciones centenarias se mantengan; sin embargo, es mucho mejor para nuestra ciudad la cantidad de noticias extraordinarias que se han ido sucediendo a lo largo de estas jornadas: como la muestra titulada El patio de mi casa, en la que 16 patios cordobeses exponen obras de destacados artistas internacionales o la obra Paso Doble del pintor y escultor Miquel Barceló y el coreógrafo Josef Nadj, que ayudan a la proyección internacional de la ciudad.

También ha sido noticia, por parte del ministro Moratinos, que Córdoba será clave en el primer trimestre de la presidencia española de la UE al albergar varias reuniones de especial relevancia política.

Si a ello unimos que el cabildo catedral va a dejar de controlar el 50% del negocio financiero de esta ciudad al perder su caja. Córdoba es como si se estuviese desperezándose. Buen camino para llegar a ser una ciudad abierta y plural.

Es muy bueno para Córdoba que la cultura le gane terreno a los peroles y que la pluralidad le gane la partida a una institución ancestral y monolítica como es el cabildo.

Sólo falta lo más importante: que el paro y el empobrecimiento social dejen de ser los cánceres de la sociedad cordobesa.
                                                                                                                     
                                                                           Córdoba, 26 de octubre de 2009.
                                                                                Miguel Santiago Losada          

                                                                       

jueves, 15 de octubre de 2009

IMAGINEMOS

Durante estos días se vienen celebrando en Córdoba diversos encuentros cristianos.
A lo largo del pasado fin de semana cristianos socialistas, entre ellos altos responsables políticos, hablaron de tolerancia, convivencia, alianza de civilizaciones. Nos imaginamos por un momento si todas las personas con responsabilidades políticas que se confiesan cristianas optaran por los pobres de la tierra. Posiblemente la cifra de 8.500.000 de empobrecidas que viven en España bajaría considerablemente. Seguramente las leyes de extranjerías, basadas en la persecución y la criminalización de inmigrantes, se transformarían en políticas sociales que favorecían la inclusión de los mismos. Todos los niños de este país tendrían una familia biológica, adoptiva o de acogida.

El lunes cogió el relevo el encuentro ecuménico entre las diferentes iglesias cristianas. Entre sus objetivos figuran  la unidad de todas las iglesias y las consecuencias que se derivan del fenómeno de las migraciones. Nos imaginamos a los obispos católicos, patriarcas ortodoxos, pastores protestantes manifestándose por nuestras calles exigiendo que puedan comer todos los días los más de mil millones de personas que pasan hambre en este mundo. Nos imaginamos abriendo sus templos para acoger a tanto joven inmigrante que no tienen ni techo para vivir.  Nos imaginamos predicando en sus templos que el que esté libre de pecado tire la primera piedra.
¡Cuántas guerras nos evitaríamos!

Sin embargo, no nos engañemos, el sueño es nuestro, depende fundamentalmente de cada una de las personas que como Mercedes Sosa le dan gracias a la vida y el dolor no le es indiferente.
                                              


Córdoba, 15 de octubre de 2009.
                                                                           Miguel Santiago Losada 

jueves, 1 de octubre de 2009

LA MISMA CANTINELA

Por esta época del año se repite la misma cantinela: los presupuestos del Estado, recortados por la crisis,  traen millones para Córdoba. Año tras año leemos las cantidades económicas que irán destinadas a la construcción del Palacio de Congresos, del Museo de Bellas Artes, de las nuevas autovías, del aeropuerto,… Después pasará el año y asistiremos a la inauguración de las obras de restauración de alguna iglesia y a lo sumo de algún proyecto terminado después de esperar algún que otro lustro.
Mientras, en la vida cotidiana, seguimos con las mismas injusticias que clama el cielo: una abuela me decía hace unos días que apenas alcanzaba con su menguada pensión a final de mes, por desgracia son demasiadas en esta situación en un país como el nuestro. Esa misma mañana aparecía la noticia en los periódicos de que el consejero delegado del BBVA se jubilaba a los 55 años con una pensión de más de tres millones de euros al año.
Con ese dinero aliviaríamos la situación económica de 15.000 abuelas como a la que me he referido.
Dentro de un año quizás habrá menos crisis; sin embargo, la gente sencilla no lo notará y los cordobeses seguiremos viendo en los presupuestos unas inversiones millonarias que luego, posiblemente, no se hagan realidad.

                                                                                  Córdoba, 1 de octubre de 2009.

                                                                                      Miguel Santiago Losada