martes, 26 de mayo de 2009

ENDOGAMIA

Bajo el envoltorio artificial y efímero de la feria, Córdoba vive añorando las grandes personalidades de su espléndido pasado y  padeciendo la mediocridad endogámica y asfixiante de su presente. Sin embargo, durante estas últimas semanas venimos asistiendo a una serie de acontecimientos que pueden romper a medio plazo con esta realidad inmovilista en la que nos encontramos desde hace demasiados años.

            La dimisión de Rosa Aguilar supone una catarsis para la política local, que tendrá su repercusión en las próximas elecciones municipales, lo que supondrá que la ciudad deje de ser moneda de cambio para el PSOE andaluz, que ha favorecido a otras ciudades en detrimento de la nuestra.

            La actual crisis financiera de CAJASUR puede desembocar  en la fusión con otra Caja, lo que supondría que el Cabildo Catedralicio perdiese su hegemonía. Córdoba se vería beneficiada al contar con una Caja laica, más abierta y dinámica, acorde con los tiempos en que vivimos.

            La noticia de la fusión de las dos asociaciones de plateros nos hace intuir que se abren nuevas expectativas en una de las industrias más antiguas de la ciudad. Son síntomas de terminar con el catetismo de los grupitos endogámicos que tan poco han favorecido a Córdoba.

            Rosa Aguilar y Rafael Gómez ya son historia, esperemos que pronto se una a ella la noticia de que el Cabildo sólo gobierna para los ancestrales actos catedralicios. La ciudad de los personajes se desvanece a favor de una nueva etapa en la que Córdoba mira al futuro recuperando a sus referentes universales.

                                                                       Córdoba, 26 de mayo de 2009.

                                                                         Miguel Santiago Losada

martes, 12 de mayo de 2009

CÓRDOBA, CIUDAD COHESIONADA Y SOSTENIBLE

A pesar de los pesares es lícito seguir soñando con que Córdoba consiga desempolvarse del inmovilismo político y social que padece. Aunque no es cuestión de aspirar a la perfección, voy a utilizar el número siete para enumerar las nobles aspiraciones que hagan de Córdoba, una ciudad que goce de la justicia social, que disfrute de su calidad medio ambiental y brille por su modernidad:
1.- Desarrollar un urbanismo que cohesione a la ciudad, evitando barrios segregados habitados por centenares de familias que viven en la más absoluta miseria.
2.- Conseguir que la convivencia florezca entre las diferentes culturas y religiones como nueva seña de identidad.
3.- Apostar por una ciudad no transgresora con el medio ambiente. Urge terminar con las parcelaciones que atentan contra la vega y la sierra y, por otro lado, con el tráfico de vehículos privados que deterioran nuestro patrimonio universal.
4.- Fraguar una política cultural que enriquezca a toda la población, vertebrada por los grandes proyectos culturales que tanto anhelamos.
5.- Incentivar un movimiento ciudadano responsable y solidario, que abra cauces para que toda su ciudadanía viva con dignidad.
6.- Propiciar proyectos de investigación e innovación, que creen una nueva mentalidad.
7.- Romper con la manida red de poderes fácticos, tanto religiosos como sociales, que hacen de Córdoba una ciudad con pocas miras y desconfiada de todo lo que significa cambio y movimiento.

                                                                                  Córdoba, 12 de mayo de 2009

                                                                                     Miguel Santiago Losada