jueves, 26 de octubre de 2006

CORDOBA Y LOS DERECHOS HUMANOS

Acabamos de celebrar en el magnífico marco de los Colegios Mayores de la Universidad de Córdoba las V Jornadas Internacionales de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, bajo el título Exclusión social y derechos humanos . Nos congratula el éxito que han obtenido tanto por sus participantes como por sus ponentes.
Las personas que pensamos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos debería ser el eje vertebrador de la ética mundial vemos y analizamos los tiempos difíciles que están transcurriendo para el desarrollo de la justicia y de la convivencia social, que podríamos calificar sin miedo a equivocarnos de profunda crisis de los derechos humanos. Basta, como botón de muestra, las miles de personas que mueren en el mundo a causa del hambre y de los conflictos bélicos.
En este contexto internacional nos podríamos preguntar: ¿Cuál es el pulso de Córdoba en materia de derechos humanos?
A primera vista, cualquier persona que llega de fuera piensa la gran ventaja que posee esta ciudad, en lo referente a política social, al ser gobernada por partidos de izquierdas: PSOE gobierna a nivel estatal, autonómico y provincial e IU en el ámbito local. Lo que se debería traducir en una decidida apuesta del Estado de Bienestar por sus habitantes. Sin embargo, ¿cuál es la realidad?
Un 4% de los hogares de la provincia de Córdoba padecen la exclusión social (IESA), lo que supone una población aproximada a los 30.000 habitantes de los cuales alrededor de 13.000 residen en la capital cordobesa. Para solventar este tremendo problema social, a nuestro entender el principal que padece tanto Andalucía como Córdoba, se hace necesaria una apuesta decidida e imparable por la población más necesitada. Sin embargo, solo se lleva las migajas de los presupuestos. Un ejemplo evidente lo podemos constatar cuando la Junta y el Gobierno central no escatiman esfuerzos a la hora de invertir en grandes infraestructuras, proyectos visibles muy rentables de cara al electorado, mientras no construyen ni una sola vivienda de promoción pública ni ponen una bolsa de viviendas en régimen de alquiler para las economías más modestas y empobrecidas, que suponen la parte más débil e invisible del electorado.
El paro andaluz alcanza cifras verdaderamente preocupantes. Según la EPA, representa más del 60% de todo el país, lo que hace que la Andalucía imparable se coloque a la cola de España en el avance hacia el pleno empleo. La provincia de Córdoba no baja en el mejor de los casos de las 45.000 personas desempleadas, de las que alrededor de 20.000 corresponden a la capital.
En nuestra Andalucía imparable los precios de la vivienda subieron el pasado año un 12.4%, mientras que en el resto del Estado supusieron un 10.1%, según el informe de la Sociedad de Tasación sobre el mercado inmobiliario. Córdoba, una de las últimas provincias españolas en renta per cápita, no se quedó atrás en el crecimiento del precio de las viviendas por encima del 12%. En el mismo período de tiempo solo se habían iniciado en Córdoba capital 382 viviendas protegidas (VPO) por parte de la Junta, el Ayuntamiento y constructoras privadas.
La situación se va haciendo cada vez más impresentable conforme nos vamos acercando al rostro concreto del empobrecimiento y la exclusión social. Si repasamos la prensa local de las últimas semanas nos encontramos con noticias como las siguientes. La Junta se compromete a construirles viviendas a las personas que viven en las parcelaciones ilegales que afectan al plan de protección de Medina Azahara. El Ayuntamiento dotará de agua potable a dichas parcelaciones por motivos de salubridad. ¿A dónde está la Junta cuando reiteradamente se le piden pisos para las familias más empobrecidas de nuestra ciudad? ¿Acaso el Ayuntamiento tiene una doble vara de medir cuando ante el impago de los recibos de Emacsa, debido a la desvertebración familiar y social, corta el agua a decenas de familias en barrios con mayor tasa de exclusión social?
Si tocamos fondo, como podrían ser las medidas a tomar con los sin techo, se aprueban en el mismo día más de 300.000 euros para terminar la caseta antiguamente del Círculo de la Amistad y unos 90.000 para el programa contra la mendicidad, sobre todo ejercida por los rumanos de etnia gitana. En esta misma dirección hemos asistido en estos últimos días a la adjudicación de la empresa que gestionará la Casa de Acogida, Clece de Florentino Pérez , quedándose fuera una asociación solidaria de Córdoba. ¡Qué falta de vergüenza política fomentar este tipo de empresas en vez de facilitar el acceso a asociaciones solidarias o a empresas de inserción sociolaboral! ¿De qué ideología estamos hablando?
No es mala idea ejercer el zoom para aproximarnos desde lo grande a lo chiquito, a lo cotidiano, para darnos cuenta de la falta de ideología política que tienen nuestros gobernantes en materia de lo social. Entramos en una buena época, la electoral, para recordar aquello que dicen y no hacen, para exigir una política acorde con la ideología que dicen defender.

* Profesor de Biología y coordinador del Area de Marginación de la Apdha

miércoles, 11 de octubre de 2006

LOLI, LUCHADORA INFATIGABLE


            El pasado domingo nos levantamos con la dolorosa noticia de la muerte de Loli, una de las personas más queridas de nuestra Asociación.

         Loli fue una de las primeras madres que se incorporaron en la asamblea de familiares de presos de la APDHA. Una mujer de una calidad humana y de una sensibilidad, que le llevaron a ser  portavoz del dolor y sufrimiento de centenares de madres de jóvenes, que son víctimas de la terrible enfermedad de las toxicomanías, terminando por delitos relacionados con las mismas en las cárceles.

Loli padeció en su corazón durante mucho tiempo la dura realidad de su hijo, el maltrato institucional al que fue sometido en la cárcel, los desprecios que sufría cuando iba a visitarlo, la impotencia que sentía ante tanta injusticia de ver a muchos jóvenes machacaítos por la droga y por un sistema penitenciario que agrava aún más la situación, en vez de rehabilitarlos y devolverles la                          dignidad.

         Loli fue testigo de tanto destrozo y dolor que tuvo el coraje y la valentía de denunciarlo y de exigir, al mismo tiempo, una justicia que fuera capaz de subsanar tanta deshumanización. Para ello participó en ruedas de prensa, entrevistas, manifestaciones, conferencias, mesas redondas,… Aún recordamos su intervención en las últimas Jornadas Universitarias de la APDHA en las que, junto a otras madres y con el corazón en la mano, manifestaba todo el vía crucis que estaba padeciendo junto a su hijo.

         Loli por todos los motivos  anteriores y, sobre todo, por su calidad humana fue la persona, junto a otra mujer luchadora incansable de los barrios más desfavorecidos, que recibió el primer premio de derechos humanos que nuestra Asociación concedió el 10 de diciembre de 2001.

         Sin embrago, Loli no pudo más. Su tremendo corazón de persona y de madre se desangró, sus fuerzas se desvanecieron y su alma quebró  ante tanto sufrimiento.

         Loli nos deja huérfanos de su entrañable y dignísima presencia; aunque su espíritu de bondad y rabia ante las injusticias siempre estarán presentes. 
                                                                  Córdoba, 11 de octubre de 2006
                                                                     Miguel Santiago Losada
                                                              Coordinador Área marginación APDHA