martes, 26 de julio de 2005

¿UN ATENTADO CONTRA LA FAMILIA?

Estoy harto de la frasecita más repetida en el último semestre: “la ley que permite los matrimonios homosexuales es un atentado contra la familia”. Eslogan acuñado preferentemente por altos mandatarios de la jerarquía eclesiástica y del Partido Popular, basado en la más rancia ideología estática y conservadora de la historia.

            Para mi entender un atentado contra la familia se hace realidad cuando la Administración retira a los hijos de una familia que se encuentra en situación social de riesgo; cuando los ayuntamientos utilizan como único recurso a la policía para desmantelar los asentamientos de familias empobrecidas del este Europa; cuando las Administraciones recortan los presupuestos destinados a los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad; cuando algunos sindicatos, llamados de clase, critican el acceso al tercer grado de los presos o anteponen los centros de menores a la posibilidad de que los niños puedan ser acogidos por las familias; cuando las intenciones de que todas las familias tengan piso, trabajo y una educación en la igualdad y la paz se queda en agua de borrajas; cuando la Administración antepone la expulsión de la madre inmigrante sin papeles al derecho de acogida y asistencia social...cuando no alzan la voz en contra de tanta injusticia los que se atribuyen hablar en nombre de Dios.

            Sin embargo, apostar por la familia es amar y proteger, sobre todo a nuestros niños y mayores por familias monoparentales, heterosexuales, homosexuales, nucleares, extensas...que más da mientras el cariño sea el eje vertebrador de la misma.

            Por último, me atrevo a recomendarle a algunos monseñores que se lleven de vacaciones el libro de lectura El Evangelio de Jesús Nazaret, que lo lean y relean tranquilamente, ojalá descubran en septiembre, más vale tarde que nunca, que el Dios de Jesús es el de la caridad y no el de la castidad, y a partir de ahí los veamos como militantes activos de los derechos humanos. Siempre creeré que otro mundo es posible como cristiano y defensor de los mismos.



Miguel Santiago Losada
Coordinador de Área de Marginación APDHA



Córdoba, 26 de Julio de 2005.