sábado, 20 de junio de 1998

INSUMISIÓN: ¿LEGALIDAD O JUSTICIA?

El día 26 de Junio de 1998 asistiremos al juicio contra José Manuel González Aranda en la Audiencia Provincial de Córdoba por negarse a realizar la Prestación Social Sustitutoria, como opción desde los valores alternativos de la fraternidad, la justicia y la paz.

Esta opción viene avalada por el recorrido en diferentes ámbitos de compromiso social desde que José Manuel tenía 17 años. En mi calidad de amigo y conocedor de su vida desde que tenía la citada edad, puedo afirmar que José Manuel ha trabajado por una sociedad más justa y solidaria, comprometiéndose en movimientos sociales, como el Consejo Local de la Juventud de Córdoba (donde defendió los derechos de los jóvenes) y el Comité de Solidaridad con América Latina (en el que defendió los derechos ultrajados y explotados del llamado Tercer Mundo); siendo miembro de la Asociación Encuentro en la Calle desarrollando la tarea educativa de calle en la barriada cordobesa de Las Palmeras (luchando por la transformación social de estos barrios, salvajemente desposeídos de trabajo, vivienda, salud, educación,… que conforman el llamado Cuarto Mundo); poniendo sus conocimientos universitarios de Derecho al servicio de las personas presas, defendiendo su dignidad y luchando por el cumplimiento de los derechos humanos dentro de las cárceles, como militante de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. Acogiendo a cualquier persona que tenga alguna necesidad.

Toda esta vida joven, dedicada a los más excluidos, no ha sido valorada por el Consejo Nacional de Objeción de Conciencia ni por la Fiscalía ni por el Juzgado de Instrucción. Se le obliga a realizar una prestación que él ya viene desarrollando, desde su conciencia y sus valores humanos, desde hace cerca de trece años y no obligado por una ley injusta, que pretende valerse de objetores para cubrir con mano de obra gratis lo que debiera ser con recursos sociales.

Le pido a la Audiencia Provincial de Córdoba sensibilidad, para que rompa con la hipocresía del legislador y del Gobierno. Pido a la Audiencia una justicia “JUSTA”, que vaya más allá de la aplicación automática de la ley y que apunte a la utopía, auténtico valor que hace libre y más humana a la sociedad. Pido a la Audiencia Provincial de Córdoba que se sume a los pronunciamientos que vienen dándose en otras Audiencias y en el propio Tribunal Supremo.

Como representante de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía animo a José Manuel, en su condición de persona solidaria, tolerante e insumisa, que ha puesto su vida al servicio de las personas más excluidas de la sociedad y a todos los jóvenes que se planteen resquebrajar este sistema, basado en el poder, la economía neoliberal, la competitividad, el individualismo, el “tanto vales cuanto tienes”…, desde la insumisión o desde cualquier otra actitud solidaria y comprometida con los valores humanos.

                                                                       Miguel Santiago Losada
                                                                       Presidente de la APDHA
                                                                       Córdoba, 20 de Junio de 1998